La imagen de Santa María Magdalena fue cambiada a lo largo de la historia, especialmente en nuestra tradición occidental. A nuestro arte occidental más reciente, no el medieval, le ha gustado representar a María Magdalena como una prostituta arrepentida, con los cabellos sueltos, casi siempre pelirroja, postrada en el suelo y haciendo penitencia.
📧 Suscríbete a la Newsletter

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Sígueme en Twitter