Encuentro Nacional MSM – Segunda Parte

Encuentro Nacional MSM – Segunda Parte

Querido lector,

Continúo compartiendo por aquí reflexiones del p. Luca Pescatori que nos dejó en el pasado Encuentro Nacional del Movimiento Sacerdotal Mariano, que tuvo lugar los días 5, 6 y 7 de noviembre en Madrid.

Podéis leer la Primera Parte en este enlace adjunto:

Encuentro Nacional MSM – Primera Parte

Continúo:

«El problema más grande de la Iglesia son nuestros pecados» – dijo – «si la Iglesia se cura, se cura la humanidad.» «Esto lo promete la Virgen a través del p. Gobbi, que la Iglesia será santa. Una nueva Paz para toda la humanidad, que se obtendrá solo con una intervención maravillosa de la Misericordia de Dios.»

«Nosotros debemos orar, para que cuando el Espíritu Santo sea donado, el mayor número de personas sean capaces de acogerlo.» «Jesús debe ser acogido. Deseemos este don de la venida de Jesús. Si vivimos la Consagración nosotros estamos abiertos a ese don del Espíritu Santo y a su venida

«Pero hay muchos sufrimientos que afrontar. Sabemos que vivimos un momento difícil de confusión, también en la Iglesia.» «El ansia es un arma del Maligno» «Fuerza, paciencia y coraje es un arma de la Virgen.» «Por eso Ella nos pide: ´Refugiaos en Mi Inmaculado Corazón«.

«Cuánto se habla hoy del Papa, bueno y malo. La Virgen ha dicho: ´No se cura a la Iglesia con los discursos, sino con Mi Corazón Inmaculado.` «Estad unidos al Papa, sosteniéndole espiritualmente, ofreciendo por él, alejándoos de todos los pensamientos malos (televisión, internet, conversaciones…)»

«La confusión que hoy se está viviendo, no se vivirá siempre.
No, será todavía peor. Pero también aquí tendremos que estar tranquilos.»

«¿Qué hacer nosotros? Vivir la fidelidad

«El Maligno nos tienta a todos y sobre todo a los sacerdotes, porque a través de ellos se equivoca a los otros, y todavía más a los Obispos, porque su palabra tiene gran resonancia. Pues aún mucho más ataca al Papa: con las personas y con las tentaciones interiores.» «Por eso, debemos sostenerlo».

«¿Dónde están mis hijos que quieran defender al Papa?» «La Virgen se refiere a los medios espirituales.» «Y poner una barrera contra la contestación al Magisterio.» «El diablo quiere contestar al Magisterio y utilizar al mayor número de personas para esto.» «La Virgen nos da un rol muy especial a nosotros, sus hijos consagrados.»

«Ella es muy consolada«.(Mensaje 22/3/95 al p. Gobbi, en Madrid)
«Vosotros derramáis bálsamo sobre mis heridas y cerráis las llagas de mi profundo dolor.» «Ella está siempre consolada en los Cenáculos. Necesita nuestro consuelo. Lo ha pedido también en Fátima, al pedir la reparación.»

«Un gran regalo que Ella misma nos da para contentarle cada día más. Deseemos no entristecerla nunca, también viviendo nuestra consagración. No basta hacerla (= leerla) sino vivirla. Entonces podremos crecer, incluso dentro de las fatigas de la confusión de este tiempo.»

«Soy el inicio de los tiempos nuevos» (Mensaje 1/1/85)
«Yo soy la Puerta de la divina Misericordia».
«No decaerá vuestro valor frente a las dificultades que encontréis«.
«Nuestra Madre nos habla de UN DON GRANDÍSIMO: un intercambio de consolaciones. Un don que estimamos aún poco. ¿Por qué estamos aquí y otros no? Porque tenemos este don.»

«Tenemos el grave peligro de habituarnos a los dones espirituales.»

(Continuará…)

4 Comentarios

  1. Abriguemos el deseo de abrirnos a la “Gracia” y despreciar el pecado, siendo conscientes de nuestra propia debilidad y podamos crecer,como decía Fernando Rielo, con esa mística alegría en tal grado que veamos la tierra desde el cielo y no el cielo desde la tierra.

    Responder
    • Precioso, Manuel.
      «El cielo y la tierra se unen en el corazón de un hijo de Dios»,
      decía San Josemaría.

      Responder
  2. Cynthia, me llaman mucho la atención ciertas palabras de la primera parte de tu narracion: «Ejército, Capitana, armas……». Para quien ha dedicado casi toda su vida a estudiar y practicar tácticas militares, son palabras bien conocidas. Pero nos encontramos en otro escenario, ya que la lucha, como se dice es espiritual, las armas, la oración, el sufrimiento aceptado, la paciencia en la persecución…
    Todas estas cosas que nos parecerían pura ascética, son un regalo de la Infinita Misericordia de Dios, por esas palabras de la Virgen o del Padre Luca, no recuerdo: SOMOS HONRADOS DE LO QUE ESTAMOS VIVIENDO EN ESTE TIEMPO.
    En la segunda parte hay momentos muy significativos que es necesario entender a la luz de todos los Mensajes dados por la Virgen: CUANDO EL ESPÍRITU SANTO SEA DONADO…¿Qué entendemos por esta donación sino UN NUEVO PENTECOSTÉS PARA LA IGLESIA, que coincidirá, según las mismas palabras con la venida de Jesús, esto es LA PARUSÍA?
    Es un mensaje profético pero a la vez totalmente nuevo para la mayoría de nosotros. La Virgen no nos habla de un tiempo aún muy lejano, sino de que ya estamos en ese tiempo.
    Nos aleja de toda confusión otro pedido de la Virgen, que sostengamos al Papa con nuestras oraciones, porque el maligno lo ataca, también con tentaciones interiores…Este es sin dudas un signo de nuestra catolicidad, apoyar siempre al Papa, aunque como hombre cometa errores. Este amor al Papa es la seña de identidad del Movimiento Sacerdotal Mariano.

    Responder
    • Muchísimas gracias, José Antonio.
      En efecto, para los miembros del MSM el Libro Azul es un libro de vida.
      El combate espiritual existe, es real. La Madre de Dios es también Madre nuestra y sale al encuentro de sus pequeños, nos dice: «La consagración a Mi Inmaculado Corazón es vuestro escudo, refugio seguro, el Santo Rosario es vuestra arma, y la Cruz es vuestro estandarte.» Muchos evitan la profecía, nada les obliga a creer en ella, aunque no hay nada nuevo que no esté en la Sagrada Escritura revelado. En el Antiguo Testamento, Dios envió a los profetas a su pueblo, después se encarnó y vino el mismo, la última Palabra es el Verbo. En estos últimos tiempos, Jesús nos envía a Su Madre. Siempre unidos en Su Corazón.

      Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *