Queridas Almas de Dios, esta semana detallo las Obras de Misericordia Espirituales:

1. ENSEÑAR AL QUE NO SABE:

educador

Consiste en enseñar al ignorante sobre temas religiosos o sobre cualquier otra cosa de utilidad. Esta enseñanza puede ser a través de escritos o de palabra, por cualquier medio de comunicación o directamente.
´Quienes instruyen a muchos para que sean justos, brillarán como estrellas en el firmamento`.

(Dan. 12, 3b)

 

2. DAR BUEN CONSEJO AL QUE LO NECESITA:

670px-Give-People-Advice-Step-2

 

Aquí es bueno destacar que el consejo debe ser ofrecido, no forzado. Y, la mayoría de las veces es preferible esperar que el consejo sea requerido. Asimismo, quien pretenda dar un buen consejo debe, primeramente, estar en sintonía con Dios. Sólo así su consejo podrá ser bueno. No se trata de dar opiniones personales, sino de veras aconsejar bien al necesitado, de guía.

´Los guías espirituales brillarán como resplandor del firmamento`. (Dan. 12, 3a).

 

3. CORREGIR AL QUE ESTÁ EN ERROR:

se equivoca

No se trata de estar corrigiendo cualquier tipo de error. Esta obra se refiere sobre todo al pecado. Otra manera de formular esta Obra de Misericordia es así: ´Corregir al pecador`.

Es de suma importancia seguir los pasos de la corrección fraterna que Jesús nos dejó muy bien descritos: ´Si tu hermano ha pecado, vete a hablar con él a solas para reprochárselo. Si te escucha, has ganado a tu hermano. Si no te escucha, toma contigo una o dos personas más, de modo que el caso se decida por la palabra de dos o tres testigos. Si se niega a escucharlos, informa a la asamblea (o a los superiores).` (Mt. 19, 15-17)

Para cumplir esta Obra de Misericordia convenientemente hay que tener en cuenta dos cosas: que pueda preverse un resultado positivo a nuestra corrección y que no nos causemos un perjuicio a nosotros mismos.

Debemos corregir a nuestro prójimo con mansedumbre y suma consideración. Una corrección ruda puede tener el efecto contrario.

No podemos convertirnos en gendarmes de la gente; es decir, estar pendientes de todo lo que haga la gente. Sin embargo, corregir al errado en fe y moral es un consejo del Señor. Así termina el Apóstol Santiago su Carta: ´Sepan esto: el que endereza a un pecador de su mal camino, salvará su alma de la muerte y consigue el perdón de muchos pecados. `(St. 5, 20)

4. PERDONAR LAS INJURIAS:

perdonarjp3

´Perdona nuestras ofensas como nosotros perdonamos a los que nos ofenden`,  es un punto del Padre Nuestro, que el Señor aclara un poco más en San Mateo, al final del Padre Nuestro: ´Queda bien claro que si ustedes perdonan las ofensas de los hombres, también el Padre Celestial los perdonará. En cambio, si no perdonan las ofensas de los hombres, tampoco el Padre los perdonará a ustedes`. (Mt. 6, 14-15)

Perdonar las ofensas significa que no buscamos vengarnos, ni tampoco conservamos resentimiento al respecto. Significa tratar a quien nos ha ofendido de manera amable. No significa que tenemos que renovar una antigua amistad, sino llegar a un trato aceptable.

El mejor ejemplo de perdón en el Antiguo Testamento es el de José, que perdonó a sus hermanos el que hubieran tratado de matarlo y luego hubiesen decidido venderlo. ´No se apenen ni les pese por haberme vendido, porque Dios me ha enviado delante de ustedes para salvarles la vida`. (Gen. 45, 5)

Y el mayor perdón del Nuevo Testamento: ´Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen` (Lc. 23, 34)

 5CONSOLAR AL TRISTE:

5365614-teenage-girl-consolar-a-su-amigo-molesto-triste

 

El consuelo para el triste o deprimido se asemeja al cuido de un enfermo. Y es muy necesario, pues las palabras de consuelo en la aflicción pueden ser determinantes.

Aquí pueden entrar la atención de conversación con los ancianos, que tanto nos han dado y que en su vejez requieren que alguien les oiga, les converse, los distraiga.

 

6. SUFRIR CON PACIENCIA LOS DEFECTOS DE LOS DEMAS: 

wisaw1
La tolerancia y la paciencia ante los defectos ajenos es virtud y es una obra de misericordia.
Sin embargo, hay un consejo muy útil: cuando el soportar esos defectos causa más daño que bien, no se debe ser tolerante. Con mucha caridad y suavidad, debe hacerse la advertencia

 

 

 

7. ORAR POR VIVOS Y DIFUNTOS:

manos_rezando
La oración por los demás, estén vivos y muertos, es una obra buena. San Pablo recomienda orar por todos, sin distinción, también por gobernantes y personas de responsabilidad, pues Él quiere que todos se salven y lleguen al conocimiento de la verdad. (ver 1 Tim 2, 2-3)

Los difuntos que están en el Purgatorio dependen de nuestras oraciones. Es una buena obra rezar por éstos para que sean libres de sus pecados. (ver 2 Mac. 12, 46)
El ejercicio de las Obras de Misericordia comunica gracias a quien las ejerce.

Veamos cómo nos beneficia a nosotros el hacer Obras de Misericordia…

Quien ejerce el amor al prójimo desde el amor a Dios recibe gracias, pues con las obras de misericordia, está haciendo la Voluntad de Dios. ´Den y se les dará`. (Lc. 6, 38)
Decíamos que una manera de ir borrando la pena purificante que merecen nuestros pecados ya perdonados (Purgatorio) es mediante obras buenas. Obras buenas son, por supuesto, las Obras de Misericordia. ´Bienaventurados los misericordiosos, pues ellos alcanzarán misericordia` (Mt.5, 7) – es una de las Bienaventuranzas.
Además las Obras de Misericordia nos van ayudando a avanzar en el camino al Cielo. Es como si ahorráramos para el Cielo. No se hagan tesoros en la tierra, dice el Señor, Acumulen tesoros en el Cielo (Mt. 6, 19 y 20). Al seguir esta máxima del Señor cambiamos los bienes temporales por los eternos, que son los que valen de verdad.

¿Qué sucede si ayudamos a alguien como un mero acto de filantropía?
Si la ayuda la damos independientemente del amor a Dios, no tiene ningún mérito para nuestra vida espiritual. Es filantropía o altruismo. Se resuelve el problema y la necesidad de alguien, pero no merecemos en nada para nuestra vida espiritual.
Cuando actuamos por filantropía, efectivamente la persona recibe la ayuda que requiere. Pero al ayudar desde nosotros mismos y no desde el amor a Dios, siempre se presenta el riesgo de yo ser portador de mí mismo y no de Dios. Eso no es amor cristiano, es ayuda; no es que sea mala, pero no es lo que Dios nos pide.

Bien lo dice Jesús en sus Diálogos a Santa Catalina de Siena, santa seglar de la Orden de Santo Domingo: ´Quiera o no quiera, el hombre se ve precisado a ejercer la caridad (la ayuda) con su prójimo. Aunque, si no la ejercita por amor a Mí, no tiene aquel acto ningún valor sobrenatural`.
email: merche@docestrellas.org

2 Comentarios

  1. Querido Alberto,

    Me alegro en el Señor y en María de que te guste este apartado de Obras de Misericordia, yo creo que son las obras las que se fijan en nosotros y no nosotros en ellas, ya que nuestro corazón ha nacido para Amar y ya llevamos incrustado en él ese deseo ardiente de poder contribuir a servir, ayudar, compartir…etc.

    Dios está indagando en tu pequeño y gran corazón, solamente Él sabe su propósito, pero algo bonito está por llegar.

    Un abrazo en María,

    Merche,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

📧 Suscríbete a la Newsletter

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Sígueme en Twitter