AMAR AL PADRE

AMAR AL PADRE

Querido lector, Una de mis últimas lecturas ha sido «Despertar al Asombro», de D. Manuel Ordeig, y la recomiendo, porque está escrita desde el amor y con profundidad, consigue sacudir al lector de la tibieza que siempre reina cuando se instala la monotonía y la repetición. Existen realidades, que por vivirlas desde el don de la fe, no dejan de ser menos ciertas…y ahondar en ellas no puede dejar indiferente la vida de nadie. Deslumbran. ¿Vivimos en la repetición o deslumbrados? Cada uno que se conteste a sí mismo. Dentro de este librito, a mí me tocó mucho el corazón cuando el autor habla de nuestra filiación divina, porque somos hijos de Dios, y para ello, nos muestra el gran amor de Jesús al Padre. Lo reconozco… me emocioné. Siempre hablamos del gran amor que Jesús nos tiene, para que – siendo Dios e inocente – se dejase clavar voluntariamente en la Cruz, por nosotros, concretando: por ti y por mí. Pero… ¿y su amor por el Padre? ¿Qué ejemplo nos dejó? «En la intimidad de la Última Cena, reunido con sus Apóstoles, Jesús dejó escapar este anhelo desde lo profundo de su ser: ´es necesario – dijo – que el mundo conozca que yo amo al Padre`. (Jn 14,31)» «Lo primero que nos enseña Jesucristo al venir a la tierra – con su vida más que con palabras – es a ser hijos. Seguir a nuestro Modelo supone ahondar en el significado de esa filiación.» «La inteligencia fracasa al intentar comprender a Dios. Sin embargo, el amor a Jesucristo nos permite apoderarnos de Dios de otro modo; una...