«Per-donar»

«Per-donar»

Querido lector: Este Miércoles de Ceniza coincidió con el día de San Valentín y la Providencia nos hizo un guiño hermoso haciendo presente el signo de la Cruz en medio del amor humano. «Sacrificio» es eso que hacemos por la gente que amamos y, ¡sin amor auténtico, no se puede vivir! Así ha comenzado este tiempo de gracia: la Cuaresma. Son cuarenta días hasta vivir el Triduo Pascual: el misterio de la pasión, muerte y resurrección de nuestro Señor. El Mensaje del Santo Padre Francisco para la Cuaresma 2018 lleva por título: «Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría» (Mt 24,12) Son palabras de Jesús hablando del fin de los tiempos; anuncia una gran tribulación y lo que podría pasarnos frente a acontecimientos dolorosos; algunos falsos profetas engañarán a mucha gente hasta amenazar con apagar la caridad en los corazones, que es el centro de todo el Evangelio. Es un mensaje que impresiona, alerta y entristece… pero un cristiano no puede dejarse robar la alegría de la esperanza. Así, la Cuaresma nos ayuda a volver al Señor con todo el corazón y toda la vida. Os ruego que, antes de leer mis palabras, leáis con atención el mensaje del Santo Padre que arriba adjunto en el enlace, si no lo habéis hecho ya. «Cada uno de nosotros está llamado a discernir y a examinar en su corazón si se siente amenazado por las mentiras de estos falsos profetas.»Hay que descubrir qué apaga la llama de la caridad en nosotros, ¡el amor se enfría! «La acedia egoísta, el pesimismo estéril, la tentación de aislarse y de...