El secreto del corazón

El secreto del corazón

Querido lector: Tras contemplar la imagen que preside: ¿qué más necesita este artículo? ¡Si contemplarlo a Él basta! Es la mayor fuente de inspiración que vais a encontrar, ¡miradle a Él! Una fuente inagotable. Sonrío y le digo: Señor, perdóname, voy a escribir unas líneas que te acompañen, ayúdame para que sean dignas. Estoy terminando de leer el libro: El Corazón El autor es Dietrich Von Hildebrand y resulta interesante porque él, que es un intelectual, se plantea por qué «el corazón» no ha tenido un lugar propio en la filosofía y, mientras que el entendimiento y la voluntad se han colocado siempre en una esfera mucho más alta que el corazón siendo objeto de numerosos análisis de investigación, el fenómeno del corazón ha sido repetidamente postergado. Él va desenmascarando muchos prejuicios y errores en la esfera afectiva, que reclaman un estudio de la verdadera naturaleza del corazón. Pues si la felicidad, como dice Aristóteles, es el bien supremo que da razón de todos los demás bienes, la felicidad misma tiene que darse en una experiencia afectiva. La felicidad solamente «pensada» o «querida» no es felicidad. Además, dice el autor: «La Santísima Humanidad de Cristo irradia continuamente el mensaje de su inconmensurable amor divino a través de su Sagrado Corazón. (…) Las palabras ´porque soy manso y humilde de corazón`(Mt 11,29) conmovieron las almas de todos sus seguidores. (…) El Sagrado Corazón ha sido siempre la delicia de todos los santos. (…) El hecho de que sea precisamente el Corazón de Jesús y no su entendimiento ni su voluntad el objeto de una devoción específica, ¿no debería llevarnos a...