Mayo: mes de María

Mayo: mes de María

Querido lector: Recuerdo la primera vez que me fijé en la Santísima Virgen; fue con sincera curiosidad y sin prejuicio alguno. Me pregunté: si Dios ensalzó a María como la mujer más perfecta de la creación, es porque… ¿quería que nos viésemos en ella? Y así la examiné como mujer, muy lejos de las imágenes que la representan en sus advocaciones, y traté de encontrar aquello que no se veía. Una mujer. Era y es: una mujer. A lo largo de mi vida busqué referentes; personas que fueran modelo y estímulo. Pero hay momentos en los que resulta muy difícil encontrar estos ideales. Una mujer, en su juventud, ¿qué modelos se encuentra? Le voy a poner un poco de humor para decir lo mismo, pero es mucho más alegre y dinámico salirse de los tópicos. Lo que a mí me sucedió al mirar a María mujer, es que encontré un modelo de amor muy superior a lo que el mundo me ofrecía. Y con todo el respeto y cariño – que es aquí donde viene el humor – ¿os imagináis a María haciendo poses de moda? ¿peleando como «un hombre»? ¿discutiendo a gritos en televisión? Porque estas tres opciones, entre otras, no me las invento yo, son las que la sociedad presenta. Es mirar a María y ver la LUZ. María es la elegancia. La entrega de sí. El trato sencillo. La escucha y consideración.Toda de Dios. ¿Os imagináis a María como a cualquier otra madre, presumiendo de su hijo? «Sí, mira… es que mi hijo es Dios» Solo pensarlo y te da un puñetazo en el estómago. María...