¡FELIZ NAVIDAD!

¡FELIZ NAVIDAD!

Querido lector, ¡FELIZ NAVIDAD! Ya estamos dentro de las celebraciones de la «Octava de Navidad» que abarca desde la solemnidad de la Natividad de Nuestro Señor hasta el día 1 de enero. Merecía la pena vivir bien esa espera. Este año anduve meditando los textos de la revelación en la Sagrada Escritura, de S. Lucas y S. Mateo: el anuncio y el nacimiento del primo de Jesús: Juan «el Bautista»,»el precursor» (Lc 1, 5-25 y Lc 1, 57-66), Juan, que significa: «El Señor da su gracia». El anuncio de la maternidad divina de María (Lc 1, 26-38), la visita a su prima Isabel (Lc 1, 39-45), el glorioso Magníficat de María que eleva sus sentimientos en el Espíritu para con Dios (Lc 1, 46-56), el cántico de Zacarías (Lc 1, 67-80), el anuncio de la paternidad a José (Mt1, 18-25) … hasta que Jesús nace en Belén (Lc 2,1-7) y la adoración de los pastores (Lc 2, 8-20). Me detuve con interés en la Genealogía de Jesús según la línea real (Mt 1, 1-17) pues San Mateo trae la genealogía real, según la línea por la que se transmitía el derecho de sucesión al trono de David. Jesucristo, al hacerse hombre – ¡tiene su propia genealogía! – y así: es «Hijo de David». El Mesías anunciado. Se hace hijo de Abraham y nuestro hermano mayor. A poco que se medite, es del todo impactante. «Así que son 14 generaciones desde Abraham hasta David, 14 desde David hasta la cautividad de Babilonia, y 14 desde la cautividad de Babilonia hasta Cristo«. (Mt 1, 17) Después, cayó en mis manos de...