El Clamor

El Clamor

“EL CLAMOR”    Éxodo 3, 7 Dijo Yahveh: «Bien vista tengo la aflicción de mi pueblo en Egipto, y he escuchado su clamor en presencia de sus opresores; pues ya conozco su sufrimiento. He bajado para librarlo…   Damos un buen salto, dejando atrás seguro no pocos pasajes interesantes para el tema que nos ocupa; abandonamos todo el libro del Génesis – con las maravillosas historias de los patriarcas Abraham, Isaac y Jacob entre otras – para ir al siguiente libro, el Éxodo. Pero ante la imposibilidad de abarcarlo todo, me centro en aquellos pasajes que más resuenan en mi corazón. Este es el pasaje número uno en este sentido: estas palabras me acompañan desde hace más de 30 años, resonando dentro de mí: «la aflicción de mi pueblo… he escuchado su clamor…» Son como el punto de inflexión, Dios ha tomado una decisión, acaba una etapa y comienza algo nuevo, impresionante, decisivo y determinante, de una trascendencia sin comparación, es una nueva era. Es el anuncio de una decisión irrevocable de Dios, el largo camino hacia la libertad ha sido puesto en marcha; suenan las trompetas, comienza la aventura, es sencillamente un momento fantástico. La escena se sitúa en las faldas del monte Horeb, la montaña sagrada más conocida por Sinaí. Hasta allí ha llegado Moisés – que es el gran protagonista de la primera parte de la Biblia – después de huir de Egipto se ha establecido en Madián, se ha casado con Séfora, tiene un hijo y trabaja como pastor de ovejas. Un día llegó con las ovejas cerca de esta montaña y contempló un caso curioso,...