INTIMIDADES

INTIMIDADES

Querido lector, ¿Cómo van las vacaciones? Como El Amor no descansa, nosotros tampoco. Las opciones de ocio se multiplican: viajes, escapadas al mar, la playa… en fin, cambiar de actividad, compartir con los demás, y ¡leer! Cuántas opciones interesantes, también para vivir la fe, ya sea en la montaña, en una peregrinación, como aprovechando para estar en silencio, en soledad y meditación. A la familia del Blog nos está llegando mucha información de distintos sitios, así que, si alguien está interesado; ya sea en alguna escapada, o bien, en la recomendación de buenas lecturas, que no dude en escribirnos. Hoy os dedico el encuentro íntimo con Santa Teresa de Jesús; ya que no nos hemos separado desde que comenzó el verano. Y me da un poco de risa por dos motivos; primero, porque parece que lo que «el mundo» entiende por íntimo, es en realidad algo tan externo…Quiero notar aquí que me refiero a la verdadera intimidad, y esa es honda, mucho más profunda, una experiencia deslumbrante. También me está dando risa por el escaso conocimiento que yo tenía de Santa Teresa, y eso da para escribir un libro, pero algo al respecto sí quiero comentar, porque imagino que, si me pasaba a mí, es muy probable que le pase a más gente: antes, al no vivir mi fe, el solo término «Santa» ya me parecía algo de otra galaxia, por no entrar en los prejuicios peyorativos que te inculcan en la calle, como «Santurrón». Que yo mira que estudié en las carmelitas hasta el instituto y después en la Universidad, pero solo son recuerdos de niña. Viajé dos...