Amar el amor humano

Amar el amor humano

Querido lector: El pasado día 20 de noviembre se cerraba la Puerta de la Misericordia de este Año Santo tan Extraordinario, pero ¿quién pondrá límites a la ´insondable misericordia`de Dios, como la califica Santa Faustina? Es otra puerta la que tenemos que abrir ahora, ¡la de nuestro corazón! Y no es teoría, es vida. El Creador desea completar su obra, y espera nuestra respuesta. Creer que lo sabes todo, te impide aprender nada. ¿Quién descubrirá lo que esconden los ´ojos nuevos`? Pues comencé a estudiar en el Pontificio Instituto Juan Pablo II para estudios sobre el Matrimonio y la Familia. Y, si bien al principio, me decía: ´Señor, no sé qué estoy haciendo aquí, pero en ti confío.` Cada día estoy más contenta y convencida. Primero, porque no podemos ser cristianos que no conocen su fe. El desconocimiento de las verdades de nuestra fe, nos hace víctimas del error y propagadores del mismo. Esto no nos lo podemos permitir, tenemos una responsabilidad. ¿Seguidores de Cristo que no conocen a Cristo? ¿Que no pasan tiempo con Él? ¿Que no rezan? ¿Que no conocen su Iglesia? ¿Que no la sirven? ¿Que no aman..? Pues he aquí la herencia de Juan Pablo II sobre el matrimonio y la familia: amar el amor humano. Herencia que nos dejó sellada con su sangre. ¿Qué iba a anunciar Juan Pablo II el día de su atentado? Se guarda el texto que iba a pronunciar aquel 13 de mayo de 1981 en Roma, pero la Audiencia de las 17 horas se suspendió porque Juan Pablo II sufrió un atentado. Mehmet Alí Agca acababa de disparar dos...