¿CÓMO REZAR LA…

coronilla-a-la-divina-misericordia-1-728

Revelaciones del Diario de Sor Faustina: “Oh, qué gracias más grandes concederé a las almas que recen esta coronilla; las entrañas de Mi Misericordia se enternecen por quienes rezan esta coronilla. Anota estas palabras, hija Mía, habla al mundo de Mi Misericordia para que toda la humanidad conozca la infinita misericordia Mía.
Es una señal de los últimos tiempos, después de ella vendrá el día de la justicia.
Todavía queda tiempo, que recurran, pues, a la Fuente de Mi Misericordia, se beneficien de la Sangre y del Agua que brotó para ellos.”

Oh almas humanas, ¿dónde encontrarán refugio el día de la ira de Dios? Refúgiense ahora en la Fuente de la Divina Misericordia. ¡Oh, qué gran número de almas veo que han adorado la Divina Misericordia y cantarán el himno de gloria por la eternidad!”
(Diario de Santa María Faustina Kowalska, núm.848).

¿CÓMO REZAR LA CORONILLA?

Se reza con las cuentas de un Rosario.
Para comenzar: Un Padre Nuestro, Un Ave María, y un Credo de los Apóstoles.
En las 5 cuentas grandes, antes de cada decena, se dice:
Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo y la Sangre, el Alma y la Divinidad de tu Amadísimo Hijo, nuestro Señor Jesucristo, como propiciación de nuestros pecados y los del mundo entero.
En las 10 cuentas pequeñas de cada decena, se dice:
Por su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero.
Al final, se dice 3 veces:
Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros y del mundo entero
Y otras 3 veces:cómo rezar
¡Jesús, en ti confío!

REVELACIONES DEL DIARIO:

754- “A las almas que recen esta coronilla, Mi misericordia las envolverá en vida y especialmente a la hora de la muerte”.

1541- “Hija mía, anima a las almas a rezar la coronilla que te he dado. A quienes recen esta coronilla, Me complazco en darles lo que me pidan. Cuando la recen los pecadores empedernidos, colmaré sus almas de paz y la hora de su muerte será feliz… Proclama que ningún alma que ha invocado Mi Misericordia ha quedado decepcionada ni ha sentido confusión. Me complazco particularmente en el alma que confía en Mi bondad.

Escribe: cuando recen esta coronilla junto a los moribundos, Me pondré entre el Padre y el alma agonizante no como el Juez justo sino como el Salvador misericordioso”.

83- “Escribe esto: Antes de venir como el Juez Justo, vengo como el Rey de Misericordia. Antes de que llegue el día de la justicia, les será dado a los hombres este signo en el cielo. Se apagará toda luz en el cielo y habrá una gran oscuridad en toda la tierra. Entonces, en el cielo aparecerá el signo de la cruz y de los orificios donde fueron clavadas las manos y los pies del Salvador, saldrán grandes luces que durante algún tiempo iluminarán la tierra. Eso sucederá poco tiempo antes del último día.

1588- “No quiero castigar a la humanidad doliente, sino que deseo sanarla, abrazarla a Mi Corazón misericordioso”.

El mensaje de la Divina Misericordia prepara a la humanidad para la segunda venida de Jesucristo. La oración es determinante a la hora de conseguir la conversión y la salvación. La confianza es la clave.

Recomendamos los Cenáculos contemplativos de la Divina Misericordia.