MISERICORDIA – VIVIR EL MENSAJE

MISERICORDIA – VIVIR EL MENSAJE

Queridos hermanos, desde hace unas semanas, nos hemos ido formando un poco sobre las obras de Misericordia Corporales y Espirituales.

Las detallo para recordarlas:

OBRAS CORPORALES DE MISERICORDIA
1. Dar de comer al hambriento
2. Dar de beber al sediento
3. Dar posada al necesitado
4. Vestir al desnudo
5. Visitar al enfermo
6. Socorrer a los presos
7. Enterrar a los muertos

OBRAS ESPIRITUALES DE MISERICORDIA
1. Enseñar al que no sabe
2. Dar buen consejo al que lo necesita
3. Corregir al que está en error
4. Perdonar las injurias
5. Consolar al triste
6. Sufrir con paciencia los defectos de los demás
7. Rogar a Dios por vivos y difuntos

No obstante, nuestros Padres Celestiales nos regalan muchísimas más que iremos nombrando, como por ejemplo:

sonrisa

   Una simple sonrisa a un hermano que se encuentre triste o afligido por cualquier circunstancia de la vida. Esa sonrisa hecha desde el corazón, puede cambiarle el día, dos horas, media hora, no importa el tiempo, lo que importa es que otra persona le ha mirado, eso quiere decir que existe, que hay alguien que se ha fijado en él o en ella; alguien que se ha preocupado por su tristeza, qué alegría es sentir que nos preocupamos los unos de los otros o, mejor aún, que nos amamos los unos a los otros como Nuestro Señor Jesús nos AMÓ, nos AMA y nos seguirá AMANDO.

rosario

El rezo de un Ave María por un hermano que no conozcamos de nada.
No somos conscientes del bien que le podemos hacer nosotros. Simplemente tenemos que recitarlo interiormente desde lo más profundo de nuestro corazón y directamente, sin ni siquiera tener que pasar por la oficina de correos y comprar sellos, llega al Reino Celestial donde, de manera automática, mueven los hilos del Cielo y le comunican con un alma de Dios que le transforme su vida en la tierra, para hacérsela más feliz.

Cuántas veces vamos andando por la acera y nos encontramos a jóvenes, y no tan jóvenes, con la mirada ausente o perdida, cuánto sufrimiento, queridos hermanos, tiene hoy en día nuestra sociedad, nuestras familias, incluso yo misma en algunas ocasiones me dejo llevar por el mundo, y caigo reflejando con mi expresión el sufrimiento que pueda llevar en ese momento. Además, las personas que bien me conocen, suelen decir que con mi mirada lo reflejo todo, así que para mí es un combate continuo, porque le digo a Nuestro Jesús, los cristianos tenemos que ser una luz en la oscuridad, y si yo me siento cristiana no puedo mostrar esta carita.

Señor,regálame la gracia de regalar alegría para mis hermanos que más lo necesitan. No obstante, no nos sintamos mal si estamos un poco alicaídos o pasamos una temporada un tanto baja. En nuestra debilidad nos hacemos fuertes, y nos tenemos que dejar querer por otros hermanos. Todo lo permite Nuestro Dios para nuestro bien. Seguramente, nos está haciendo una limpieza en el interior de nuestra pequeña Alma, para resplandecer posteriormente de una manera más luminosa y contundente, donde nuestra fe se consolide y adquiera más fortaleza para posteriores pruebas.
Benditas purificaciones que hacen que estemos más cerca de nuestro Jesús y de María, y que nos ganemos el Cielo en la tierra. Debemos de reflejar el rostro de Cristo a nuestros hermanos que tanto lo necesitan.

¿Quién no reclama un poquito de amor? También puede ser una prueba, para comprobar cuán grande es nuestra fe. Es, precisamente en este momento, cuando no debemos dejar de practicar los Santos Sacramentos; sobre todo, de ir a la celebración de la Santa Misa, donde nos alimentaremos del cuerpo de Dios, “Sería más fácil que el mundo sobreviviera sin el Sol, que sin la Santa Misa» (San Pío de Pieltrecina). De ir al Sacramento de la Penitencia “Si te avergüenza declarar tu falta a un hombre, y hombre pecador, ¿qué harás en el día de la venida final? Cuando todos los hombres vean al descubierto toda tu conciencia” (San Bernardo), o de rezar el Santo Rosario, Nuestra Madre del Cielo dice en Medjugorje que con el rezo del Santo Rosario y el ayuno podemos llegar hasta paralizar guerras. Dios es Amor, y nos lo regala a todos y cada uno de nosotros. Solamente necesita que se lo pidamos.

Queridos hermanos, tengo que pediros de antemano disculpas por lo que pueda escribir y no se llegue a entender. Tengo que deciros al oído, a cada uno de vosotros, que no tengo apenas estudios, simplemente los justitos de administrativa; así que, me complace deciros que nos vamos a montar todos, es decir Vds. y yo, en un carrusel de la montaña rusa, para bajar y subir por los interesantes mundos de las Obras de Misericordia.
En definitiva, es de lo que nos va a examinar Nuestro Señor, cuando nos llegue la hora de partir de este mundo. No nos va a preguntar en ningún momento sobre cuántas casas o coches poseemos, o el dinero que podamos tener en el banco…, etc.
Os pido muchísima oración, para que el Espíritu Santo ilumine esta cabecita, y pueda ser pura marioneta del Amor de Dios y de María junto con Vds. mis hermanos y, así, poder ayudar y consolar en lo que podamos al resto de hermanos que nos necesiten.

En principio, el Reto de esta semana es orar en lo más hondo de nuestro corazón, y preguntarle a Nuestro Señor, ¿cuál es mi misión en este carrusel de Obras de Misericordia? ¿En qué puedo ser yo útil para mis hermanos? ¿En qué obra de Misericordia podría yo identificarme? ¿Dónde me llamas Dios Mío? Yo quiero ser fiel siervo tuyo Señor. No dispongo de apenas tiempo, pero mi corazón arde en servirte Señor ¿podrías encontrarme alguna obra a mi medida? Desde hace tiempo, me gustaría visitar enfermos ¿Dónde podría ir y con quién?
Padre, si me bajo del carrusel cuando lleve poco tiempo, ¿quedaría mal para ti y mis hermanos?

Estas preguntas serán contestadas la próxima semana, y espero que haya muchas más, para ir comenzando con este fabuloso mundo de las Obras de Misericordia. Todos, en la medida de lo posible, podemos ayudar a hacer un mundo más solidario y lleno de valores humanos, realizados desde el Amor de Jesús y de María.

Os voy a contar una cosita que me agradó muchísimo: hace un par de semanas, tuve que ir por temas laborales a gestionar unos papeles a Hacienda. Hacía años que no había ido, y estaba bastante cambiado. Cuando llegué, me impresioné de la gente que había. Apenas podía ver la máquina donde se saca el número, para según qué gestión vayas a realizar. El caso es, que no era la única nueva esa mañana por allí, y las personas que estaban por delante de mí, sacando el ticket de la máquina, tenían dificultades.
A un metro de la máquina, había un hermano musulmán que, a pesar de su dificultad en poder hablar español, no dudaba en ayudar a esas personas; y yo me pregunté, si hubiera sido a la inversa, ¿le habríamos ayudado sin titubear? Seguramente sí porque, gracias a Dios, existen muchos corazones generosos llenos de amor. Pero, en otras ocasiones, nos sale ese racismo que llevamos dentro, y no nos deja sacar el bien que tenemos.
Para mí, fue un bonito ejemplo.

En cuanto terminé de sacar mi número, me quede cerca dela máquina y, con mucho gusto, ayudaba a quien lo necesitó. Llegué a pensar en quedarme toda la mañana junto a la máquina, y ayudar a todas las personas; pero mi trabajo me reclamaba. Luego, me tocó hacer cola, de nuevo, en la Seguridad Social.

Os deseo una feliz y santa semana, mis hermanos en la fe.

 

2 Comentarios

  1. Querido Manuel,

    Cuánto me alegro de compartir contigo lo más maravilloso que nos depara nuestra vida, y es ese gran Amor de Dios. No hay cosa más maravillosa que alabar a Dios a todas horas y dejarnos llevar por su Espíritu, Él nos libera de todas nuestras angustias y problemas y nos regala ese Amor que tanto necesitamos cada día.

    Nuestro Dios es tan misericordioso que nos echa, una y otra vez, un cable en cada camino, nos regala tantos movimientos dentro de la Santa Iglesia que es difícil, tarde o temprano, no darnos cuenta del brazo que nos tiende para llevarnos hacia Él.

    Yo estuve hace siete años en un retiro que organizaba el movimiento Carismático en el Escorial ( Madrid) para jóvenes, era el primero al que asistía y me quedé impresionada de lo bien que estaba organizado y orientado para jóvenes, habían preparado por lo menos 15 talleres diferentes, y cual de ellos más interesante, no sabía en cual inscribirme porque me gustaban todos, la Misa era celebrada por sacerdotes jóvenes y con batería ( una bonita forma de llegar con la música a evangelizar ) me acuerdo que íbamos cinco personas en el coche, de las cuales iban dos chicas muy jóvenes, una de ellas no sabía por aquel entonces rezar el Santo Rosario y al cabo de los meses me enteré que fue a raíz de ese retiro por el que decidió hacerse monja de las Hermanitas de la Caridad ( Madre Teresa de Cálcuta), cuán poderoso es el Amor de Dios que nos tira del Caballo como a San Pablo y nos transforma nuestras vidas en un plis plas.

    Enhorabuena Manuel por tus gestiones para poder ser voluntario en Jesús Abandonado, vas a ver cuántas miradas con falta de Amor, necesitan que se les escuche, que se les hable con detenimiento y paciencia, que se les sonría, que se les ayude en lo que se pueda, vas a recibir tantos frutos, tantas bendiciones, que tu vida va a ser un antes y un después. Cuando realizamos obras de Misericordia nos damos cuenta que nuestros problemas no son tales problemas, se nos hacen más pequeños y ligeros, porque nuestro objetivo es ayudar a ese hermano necesitado, esa entrega en nuestro Tesoro al Cielo, pero realizada con el Amor de Jesús y de María.

    Un abrazo en María querido Manuel,

    Merche,

    Responder
  2. He leído muy gratamente el texto y comentarios tuyos, yo desde hace muy poco pertenezco a los Carismáticos grupo de Cana: ‘es maravilloso alabar a Dios pues no hay más grande misericordia que la de Él’ Quiero y estoy haciendo gestiones para ser voluntario en Jesús Abandonado para estar con los más necesitados, ellos son la llave del Reino del Cielo, el nacimiento de Jesús se lo anunció EL ÁNGEL a los pastores, y la resurrección a las mujeres, es decir según su tiempo a los más simples, les será anunciada la venida Del Reino Del Cielo, un saludo y a seguir así, que ayuda mucho.

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.