De Corazón a corazón

De Corazón a corazón

Querido lector,

A menudo pienso en el error que supone tener un falso concepto de la intimidad, por ejemplo, cuando se asocia simplemente a la unión de los cuerpos… ¡esto confunde a muchos jóvenes, y aún adultos! Y, sin embargo, qué poca intimidad existe cuando se unen los cuerpos, pero los corazones están bien lejos…

La auténtica intimidad se produce en el corazón, entendido como lo más íntimo del ser.
Es hermoso descubrir cómo solo un corazón es capaz de hablar a otro corazón, pues se trata de un lenguaje íntimo y profundo. ¿Cómo anda tu corazón?

En estos días previos al próximo Año Jubilar, de la Celebración del Centenario de la Consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús, varias reliquias de primer grado de Santa Margarita María de Alacoque recorren España. Para los que estamos en Murcia, llegan este sábado día 10 de noviembre: por la mañana estarán en el Convento de las Hnas Justinianas de la Madre de Dios, desde las 11:00 horas, Santa Misa 12:00 horas y exposición del Santísimo hasta las 16:00 horas, con meditaciones de Santa Margarita. Por la tarde, estarán en la parroquia de Ntra. Sra de la Asunción de Alcantarilla: desde las 17:00 horas, Santa Misa 19:30 horas, Hora Santa 21:00 horas.

Sin duda, es un regalo, esta gran Santa fue elegida por Dios para difundir en la Iglesia Universal el culto a Su Sagrado Corazón, fuente de la Gracia y de la Divina Misericordia.

Cuánto asombra pensar que ¡Dios mismo se hizo hombre para mostrarnos Su Corazón! Así se abajó Dios. En mi opinión, Él se situó por debajo de la Humildad misma… ¡qué desconcierto! ¿Quién sino Dios sería capaz de algo así? No imagino esto en cabeza de hombre alguno. Nada semejante. ¿Quién como Dios?

Acercarnos a este culto de Su Corazón es además, ¡un regalazo! Te cambia todo el Evangelio… porque para entrar en la intimidad de Su Corazón, te ves forzado a mirar contínuamente el tuyo mismo… Es decir, acabas leyendo ¡a corazón abierto! ¿Qué intimidad es aquella que no es de corazón a corazón?

Antes del encuentro de este sábado, podemos meditar de manera sencilla, algunos puntos significativos de lo que supone para nosotros adentrarnos en el Sagrado Corazón:

1.- Descubrir la Mediación: El inconmensurable amor del Corazón de Jesús al Padre y, por Él, a nosotros; su Divina Misericordia hacia el hombre. Ese doble movimiento de Su Corazón, de nosotros hacia el Padre, y del Padre hacia nosotros, nos muestra el amor de Cristo, único mediador. La mediación de nuestros pequeños corazones es efectiva, en tanto en cuanto nos unimos a Él, que es el único mediador.

2.- Descubrir el AMOR que se nos ha revelado en la Sagrada Escritura.

3.- Descubrir la Herida Interior que evidencia la herida exterior del Corazón traspasado de Cristo. Este Año Jubilar citamos a San Pedro: «Sus heridas nos han curado». (1 Pe 2,24) Entender esto nos conduce a reconocer los sacramentos, que por amor brotan de Su Corazón para nosotros. Y a fijarnos mejor en la Herida de Amor: «Tengo Sed». Jesús tiene sed de ser amado en el Santísimo Sacramento.

4.- Descubrir la necesidad de amor del Corazón de Jesús, de Dios, y reparar por los que no le aman.
Más allá de la increencia… tantas ofensas: nuestra tibieza, ingratitudes, desprecios, indiferencias…¡Sacrilegios!

5.- Descubrir la Comunión Eucarística bien vivida: acercándonos a la Confesión frecuente, Celebrando la Santa Misa con todo nuestro corazón; preparándonos con tiempo y en silencio para el encuentro de nuestros corazones, guardando el recogimiento del corazón y la acción de gracias. Pues si no aprendemos a estar en intimidad con Jesús, en el indescriptible momento en que comulgamos… entonces, ¿cuándo?

6.- Descubrir las Horas Santas de Amor: para adorar y reparar, pero sobre todo, para ponernos en Su presencia, abrirle nuestro corazón, pues Su Misericordia desea mucho obrar en él, y dejar que Él nos ame, nos transforme y nos guíe. ¡Como llamas de amor vivo! Jesús vino a prender fuego al mundo… y debería arder.

7.- Descubrir la Consagración al Sagrado Corazón: para ofrecerle todo. Recordad Sus Promesas. Abriendo nuestro pobre corazón a Su Corazón, sin dejar ningún espacio cerrado a Su Amor.

La gran pregunta que nos podría hacer hoy el Señor a cada uno de nosotros, es…

¿Aún no crees en mi Amor?

Que el Inmaculado Corazón de María nos ayude a unirnos de corazón a Corazón.
Y Santa Margarita María de Alacoque interceda por nosotros.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.