Fátima: esperanza y paz

Fátima: esperanza y paz

Querido lector,

El pasado año tuve la ventura de visitar Fátima por primera vez, en la señalada fecha de mi cumpleaños.
Aquella escapada a Portugal se convirtió en una alegría de pequeños detalles que, sin duda, enriquecieron mi vida interior. Para comenzar, dejaba atrás a mi familia y amigos más cercanos, que no entendían esta llamada que les dejaba sin celebración. Pero la confianza al aceptar, me regaló un viaje inolvidable junto a otros ´peregrinos`, también hermanos, del que algo os voy a compartir.

Lo primero que me llamó la atención fue la paz. Fátima transmite paz.
En los lugares de oración siempre hay paz. ¿Os habéis dado cuenta?

Fátima fue el lugar elegido por nuestra Madre del Cielo para su ´Gran aparición del S. XX`.
En 1917 la nación portuguesa atravesaba una situación desesperante: bancarrota económica, contiendas militares, alternancias políticas que no resolvían los problemas de la población. Pobreza. Y se inculcaba el odio y la persecución a la Iglesia; a los niños se les hacía desfilar con carteles que decían: «Ni Dios, ni religión».

IMG_3303

Lucía, Francisco y Jacinta, fueron los tres pastorcitos de familias campesinas pobres, pero honradas, elegidos por la Virgen María como confidentes y transmisores de su mensaje. En la primavera de 1916 recibieron tres apariciones del Ángel de la Paz, que les enseñó oraciones.

Las apariciones de la Virgen fueron seis; la primera el 13 de mayo de 1917.

Como sabréis, Francisco moriría dos años después y Jacinta tres años más tarde, después de sufrir mucho en expiación por los pecados de la humanidad. Lucía se quedó, pues ella fue la encargada de dar a conocer al mundo la devoción al Inmaculado Corazón de María. Se retiró al Carmelo contemplativo de Coimbra, pero antes visitó el noviciado de Tuy en Pontevedra (España) donde también se produjeron dos apariciones.

En los días 12 y 13 de mayo de 2000, Año Jubilar, el papa Juan Pablo II declaró Beatos a Francisco y Jacinta Marto. Inició su homilía diciendo: «Yo Te bendigo, Padre, porque escondiste estas verdades a los sabios e inteligentes, y las revelaste a los niños».

Lucía falleció el 13 de febrero de 2005, a los 97 años, y está abierta su causa de beatificación.

Durante años repitió: «No ofendan más a Dios, que ya está muy ofendido».

IMG_3305

 

Tuvimos regalo de cumpleaños.

En nuestra visita al pueblo de los pastorcitos, Aljustrel, conocimos a una sobrina de Sor Lucía. Nos queríamos hacer la foto, claro, pero nos daba mucho apuro que, al descubrir nuestro movimiento el resto de visitantes, nos quisieran imitar molestando a la mujer. Le pedimos permiso, a través de un paisano portugués y ella asintió.

Rezaba el Santo Rosario y, como veis – aunque cortadas – las imágenes de la casa son fotografías de los familiares; había un cuadro con un escrito del papa, que no entendí, y la imagen del Inmaculado corazón.

Nos hicimos la foto y no dijo una palabra, pero al terminar, se giró de improviso y me dio un beso en la mejilla. Así, sin más. Me hizo tan feliz este gesto suyo, que lo recordé numerosas veces con una sonrisa de auténtica alegría.

El resto del viaje estuvo repleto de pequeños gestos y delicadezas que también guardo con ternura en mi corazón. No las voy a compartir, porque resultarían cosas nimias para el común de los mortales, aunque no lo sean para mí. Sí os quiero recomendar una lectura exquisita que os ayudará —con la gracia de Dios— a comprender el misterio de Fátima. (Yo aún lo sigo meditando)

Son las Memorias de Sor Lucía. Lectura perfecta para el mes de mayo: mes de María.

Al final, te preguntas, pero bueno… ¿Cuál es el sentido de todo? ¿Qué significan las apariciones? Todo esto… ¡es por algo!

Es entonces cuando hay que ahondar en el mensaje de la Virgen de Fátima, que se podría resumir, tras las seis apariciones, en:

– «Rezad el Rosario todos los días para alcanzar la Paz en el mundo y el fin de la guerra».

– «Mi Inmaculado Corazón será tu refugio y el camino que te conducirá a Dios».

– Le mostró a los niños la visión del Infierno, donde van las almas de los pecadores. Pidió sacrificios por ellos y decir después de cada misterio del Rosario «Oh Jesús mío, líbranos del fuego del infierno, lleva a todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia».

– «Muchas almas van al infierno por no tener quien se sacrifique y rece por ellas».

640px-Newspaper_fatima

 

El 13 de octubre de 1917 —en la sexta aparición— nuestra Madre hizo el milagro que había prometido ante 70.000 personas, que vieron girar el sol tres veces sobre sí mismo, lanzar colores y desprenderse sobre ellas.

Hubo curaciones y conversiones.

La Virgen dijo: «Unos sí, otros no. Es preciso que se enmienden, que pidan perdón de sus pecados. Que no ofendan más a Dios Nuestro Señor, que ya está muy ofendido».

Estas apariciones, aprobadas por la Iglesia en 1930 y publicadas en 1967, no son antiguas, sino el mensaje de la Virgen para el tercer milenio.

Ella auguró:

«Por fin, mi Inmaculado Corazón triunfará».

Fue en su aparición en España a Sor Lucía cuando le pidió la comunión reparadora de los primeros sábados de mes.

El 13 de mayo de 1981 día de su festividad, el papa Juan Pablo II sufrió un atentado en Roma. La bala que se le extrajo del vientre está en la corona de su imagen en Fátima.

En 1994, Juan Pablo II dijo:

«A mí se me ha dado a comprender, de modo especial, el mensaje de la Virgen de Fátima».

El 13 de mayo de 2013 el papa Francisco consagró su pontificado al Inmaculado Corazón de María.

El 13 de octubre de 2013, el papa Francisco consagró el mundo entero al Corazón Inmaculado de María.

«Dios vino al mundo por medio de María, y por medio de María debemos ir hasta ÉL» San Luis María Grignon de Monfort.

(Si quieres información sobre la Consagración particular al Inmaculado Corazón de María, nos puedes escribir al apartado CONTACTO del Blog)

El año pasado, el director de cine Juan Manuel Cotelo publicaba este comentario en la red social twitter:

foto Cotelo

 

 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.