Ahora es el tiempo

Ahora es el tiempo

Querido lector:

Con el miércoles de ceniza la Iglesia ha comenzado los cuarenta días de la Gran Cuaresma, donde nos unimos al misterio de Jesús en el desierto. La lectura de ayer Mt 4, 1-11 nos muestra las tentaciones que el demonio ejerce sobre Jesús. Este texto me impacta sobremanera y me retrotrae al Bautismo de Jesús.

¿Necesitaba Dios bautizarse? No.
¿Necesitaba Dios ser tentado? No.
Entonces… ¿Qué está haciendo?

Solo hay un Maestro: aquél que enseña con el ejemplo. Como decía Von Hildebrand: «Lo que adivinamos al contemplar el Sagrado Corazón de Jesús nos da una ligera idea de la amplitud, la anchura, el peso y la profundidad del amor de Cristo. Todo esto reclama imperiosamente una exploración de la naturaleza de nuestro ´corazón`.» Aquello que anhela nuestro corazón, entendido como nuestra ´razón de ser`, ilumina nuestro entendimiento en esa dirección y domina nuestra voluntad. Merece un serio examen de conciencia.

«Vacía el recipiente que has de llenar con otra cosa – nos dirá San Agustín – Tienes que llenarte del bien, derrama el mal. Imagínate que Dios quiere llenarte de miel; si estás lleno de vinagre, ¿dónde depositas la miel? Hay que derramar el contenido del vaso; hay que limpiar el vaso mismo; hay que limpiarlo, aunque sea con fatiga, a fuerza de frotar, para hacerlo apto para determinada realidad.» El Papa nos dirá: «Hay que sacar nuestra hiel para llenarnos de miel identificando nuestra voluntad con la voluntad de Dios.» La oración es el primer paso.

Sobre las tentaciones, San Agustín nos dirá: «Nuestra vida en medio de esta peregrinación no puede estar sin tentaciones, ya que nuestro progreso se realiza precisamente a través de la tentación, y nadie se conoce a sí mismo si no es tentado, ni puede ser coronado si no ha vencido, ni vencer si no ha combatido, ni combatir si carece de enemigo y de tentaciones.»

Jesús nos enseña lo que tenemos que hacer. Madre Elvira, dirá: «El Reino de los Cielos está ya en medio de nosotros, no está separado del reino de la tierra. El bien que hacemos es un bien que permanece para siempre. Lo he experimentado. Delante de mí se abrió un camino que ahora se convirtió en una realidad inconmensurable: tiene las dimensiones del amor de Dios. Quien confía en Él no quedará encerrado en la jaula de su ´proyectito`.»

Ejercicios espirituales

El Papa Francisco, con su ejemplo, también nos enseña lo que tenemos que hacer.
¿A qué ejercicios espirituales te has apuntado esta Cuaresma?

Dios desea encontrarse contigo, ¡no lo dudes!
En los ejercicios espirituales no ha de faltar el sacramento de la reconciliación, la Palabra de Dios, y el otro, tu hermano, que es un «don».

Os recomiendo también las charlas cuaresmales de Radio María que han comenzado hoy día 6 hasta el sábado 11, todos los días a las 10:30 horas con el P.Antonio María Domenech. Luego podéis escuchar también el podcast en la web. Aquí os dejo la de esta mañana: Charla 1

«´Convertid vuestra vida,
volved a vuestro Dios,
y volveré a vosotros`,
esto dice el Señor.

Tus palabras de vida
nos llevan hacia ti,
los días cuaresmales
nos las hacen sentir».

Música: Ahora es el tiempo.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.