¡FELIZ NAVIDAD!

¡FELIZ NAVIDAD!

Querido lector:

Quiero dar gracias a Dios por la Navidad – por su Natividad – que nos permitió conocer la Verdad de la persona elevando la dignidad de todo hombre. Jesús, haciéndose pobre, nos enseñó la contradicción. El «ser» pertenece al hombre interior, ser un rey no depende de lo que tienes, sino de lo que eres. Y no ha existido sobre la tierra nadie como Él. Nos postramos, le bendecimos, le damos gracias. Le adoramos como aquellos humildes pastores, sintiéndonos privilegiados. ¿Por qué nosotros..? También hace dos mil años, ¡todos le esperaban! Ya desde el Génesis existía la promesa de la redención, lo habían anunciado todos los profetas durante siglos… Y sin embargo, nace Dios Todopoderoso hecho hombre, y le acunan en sus brazos los más sencillos de corazón.
Meditar sobre los misterios de Dios, es amarle cada vez más. Quiero dar gracias a ese pequeño Niño que nació también por mí, con esa Cruz tan grande… porque Él me ha salvado. Él ha redimido mi corazón, y me está haciendo gustar cada día de un amor nuevo que sobrepasa todas las cosas de este mundo. ¡Gracias Jesús!

A continuación, las personas que han colaborado en este Blog os han dejado su Felicitación Navideña:

paloma

«Queridos hermanos: con un corazón exultante de alegría, quiero desearos una Feliz Nochebuena en familia y una ¡Feliz Navidad! Estos días son para mí , los más importantes del año… porque un Dios loco de amor por sus hijos se encarna en un dulce e indefenso Niño, para morar en nuestro corazón, abrazarnos desde el calor de Belén, modelarnos con el ejemplo de su Madre María, enseñarnos docilidad al plan De Dios como así lo hizo José… Si consiguiéramos tener conciencia real de lo que sucede …. lloraríamos de inmensa alegría.

Es tiempo de Esperanza… Esperar en el Señor.
Es tiempo de Paz…. Si no abres tu corazón a tu prójimo, al perdón a ti mismo y al otro en Navidad…
¿Cuándo lo harás ?! Es tiempo del AMOR…. dile que SI en tu corazón esta noche entre cenas copiosas, villancicos y regalos … Sé tú el regalo De Dios.

¡FELIZ NAVIDAD!» Paloma García Fuentes.

d-juan

«Era una mañana clara. Salí a dar un paseo por la pradera. Hacía frío en el ambiente. Las cumbres de las montañas vestían de un blanco reluciente. Este día noté algo especial en el paisaje de mi pueblo Belén. Mucha gente caminaba hacia un lugar desconocido para mí. Mi amigo el pastor me saludó muy contento, parece que tenía prisa.
– ¿A dónde vas tan corriendo? –Le pregunté.
– ¿Es que no te has enterado?
– ¿Ha pasado algo importante? –Le volví a preguntar.
– Sí –me respondió. Esta noche ha nacido un niño muy hermoso.
– ¿Muy hermoso? Todos los niños son hermosos.
– Sí, pero no como este. –Me respondió
– ¿Y qué tiene de particular?
– Este es más que un niño. Es el Niño que esperábamos.
– ¿Quién lo esperaba?- pregunté.
– El mundo entero.
– ¿El mundo entero? Pues yo estoy en el mundo y no esperaba ningún niño.
– Tú no sabes nada de nada. No has leído las Sagradas Escrituras. No sabes que Dios nos prometió un Salvador para esta humanidad perdida en el camino de la vida.
– ¿De qué me hablas?
– Amigo, te hablo del Amor de Dios por el hombre y de nuestra ingratitud. ¿Tienes alma?
– Claro, como tú
– ¿No necesitas para tu alma la ayuda de Dios? ¿No sientes la necesidad de pedir perdón por algo mal hecho?
– Pues… ahora que me lo dices pienso que sí. Pero, ¿a quién le pido que me perdone?
– A este Niño que acaba de nacer. Es el Hijo de Dios que acaba de venir trayéndonos el perdón para todos.
– ¿Hablas en serio?
– Ven y lo verás.

Y me fui con él a las afueras del pueblo. Allí había un establo desvencijado, rodeado de pastores. Se oían cantos de mujer. Me dijeron que era la Madre, y que se llamaba María. Entré dentro de aquel pobre lugar y contemplé al Niño más hermoso jamás visto. No tuve más remedio que arrodillarme y besar su frente. Olía a cielo. Y la Madre me sonrió. No me atreví a besarla, pero su cara bellísima, como una rosa recién nacida, me atraía irresistiblemente como el mejor de los amores. Le di la enhorabuena por su Hijo. Y ella, mirándome fijamente, me dijo:- Es para ti, ámalo, rézale, llévalo en tu corazón… Él te ama desde siempre. Ha venido a perdonarte…
Cuando oí la palabra perdón, empecé a llorar. Por fin había encontrado la paz en mi alma. Me fui al pastor y le di un abrazo. Le dije mirándole agradecido a los ojos: – Gracias amigo, hoy he vuelto a nacer. Soy feliz. Ahora comprendo lo que es el amor.
No me quería ir de allí. María le cantaba una canción de cuna al Niño. Y yo, con mi pobre voz, le dije cosas bonitas, como nunca había hecho. Y el Niño me sonrió. Yo no supe hacer otra cosa que llorar de alegría. Descubrí lo que es la Navidad.» D. Juan García Inza.

lucy-ept

«Queridos amigos: que esta Navidad aprendamos de María cómo hacer nacer a Jesús en nosotros para los demás. Yo me imagino que Ella siempre vivió en un silencio interior, acompañando y dejándose acompañar por Él, Quien vivía en su interior. Así nosotros, acompañados de nuestra Madre procuremos tener ese contacto lo más contínuo posible, pues Él siempre está y está a la espera de nuestra mirada, de nuestro acercamiento a Él, Quien vive también en nosotros. Pidámosle a María que nos alcance de Dios esta gracia y de esta forma también nazcamos de Ella junto con Jesús para los demás. ¡Feliz Navidad!» Lucy Ept

 

nacho   «Encarnándose en la criatura más débil y pequeña, vino al mundo en una fría noche el Amor más grande, que hará nuevas todas las cosas y las llevará a su plenitud. Este misterio de amor inabarcable, desarrollado en la humildad más absoluta, es el que contemplamos al mirar la escena de Belén: Dios con nosotros. Un Amor que, desde el pesebre, nos llama a cada uno de nosotros y nos impulsa a dar la misma respuesta de amor hacia Dios y hacia el prójimo. Así pues, esta Navidad, con un corazón agradecido por tanto amor recibido, pongamos por obra este mandamiento: amando al Amor que tantas veces nos espera solitario en el Sagrario y, por amor a Él, a cada prójimo necesitado de nuestra caridad ¡Feliz y santa Navidad!»

Nacho Fernández Estevan

 

merche

«Queridas Almas de Dios: esta Navidad hemos aprendido mejor qué significa la Misericordia. Hemos aprendido de Jesús este camino y esto es lo esencial para la salvación. No basta amar a quien nos ama. No basta hacer el bien a quien nos hace bien. Para cambiar el mundo y mejorarlo, es necesario hacer el bien a quien no está en condiciones de correspondernos, como ha hecho el Padre con nosotros, donándonos a Jesús. Pero, ¿cuánto hemos pagado nosotros por nuestra redención? ¡Nada!

¡Todo gratis! ¡Qué hermoso es vivir en la Iglesia de Jesús, que también es Madre!

Que el Niño Jesús llene de amor vuestros corazones. Feliz Navidad. Merche Cano

juan-santisteban

 

 «Deseo una Feliz Navidad a todos los lectores de este Blog. Hacemos fiesta porque, hace dos milenios, de un humilde pesebre de Belén brotó la respuesta a los interrogantes esenciales del hombre, destelló un rayo de esperanza para quienes solo ven negros nubarrones en su horizonte y emergió un remanso de paz para los que se sienten zarandeados por el proceloso oleaje del mundo.» Juan Santisteban.

jesus

 

 

Jesús vive.

Ven y lo verás.

Venid, ¡adorémosle!

Gloria a Dios en el cielo y en la tierra Paz.

¡FELIZ NAVIDAD!

 

2 Comentarios

  1. Feliz y cristiana Navidad, para todos vosotros también. Otro año más, incansable, vuelve a nacer La Verdad, recordándonos que aún estamos a tiempo. Gracias Dios padre, gracias Dios Espiritu Santo, gracias, Jesús mi Dios y Señor, y gracias a María y José. Mil gracias por La Salvación del Mundo hecha carne.
    «Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios»
    Fraternalmente, Juan Antonio.

    Responder
    • ¡Feliz Navidad, Juan Antonio!

      Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.