Grandeza de Alma

Grandeza de Alma

Querido lector:

Somos muchos los que manifestamos o compartimos hoy el dolor por esa desorientación tan grande que hay en la sociedad. Una sociedad que necesita más que nunca de verdad, de amor, y de misericordia.

Tenemos una ley natural inscrita en nuestro corazón de: paz, amor, bondad, y búsqueda de la verdad. Pero Jesucristo nos advirtió: ´donde está tu tesoro, allí está tu corazón.` (Mt 6, 19-23) ¿Dónde está tu tesoro? ¿Qué es lo que se apodera de tu corazón? Porque ´no puede un árbol malo, dar frutos buenos.` (Mt 7, 18) Leamos bien el evangelio que habla de ´La puerta angosta` (Mt 7,13); ya que´por sus frutos los conoceréis`.

¡Por sobre todas las cosas custodiemos el corazón!

´Guarda tu corazón con toda cautela, porque de él brotan manantiales de vida` (Proverbios 4:23)
´Hijo mío, atiende a mis palabras e inclina tu oído a mis razones.` (Proverbios 4:20)

Pero la fe hay que vivirla; es entonces cuando uno la entiende y comienza a vislumbrar una luz nueva que le acerca a su significado. Así, es fácil descubrir cómo se vive cuando hay mal en el corazón: rencor, odio, maledicencia… Y cómo se vive cuando hay: perdón, descanso, paz, y un amor nuevo que es capaz de ir creciendo dentro de ti como jamás en tu vida hubieras podido imaginar. Pues tú eliges qué prefieres, ¡con la ayuda de Dios!

Otros dirán que nada es blanco o negro y que por algo tenemos la cizaña dentro. ¡Pues ya lo dijo antes Jesucristo!
Véase la ´Parábola de la cizaña`(Mt 13,24); ´dejad que ambos crezcan juntos hasta la siega…`Y nos dijo: ´El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo.`

Jesús, yo deseo que reines en mi corazón y vivir – ya aquí – ese cielo.

La imagen que preside este artículo se encuentra en la vidriera de una capilla de mi ciudad, y me salió al paso, en momentos que dedicaba yo a meditar sobre el amor. Pues el amor que se defiende hoy me parece muy barato… Y a veces me pregunto si faltamos al amor al hacer determinadas cosas…

De repente, me invitan a un pequeño retiro espiritual de medio día. Me apunto y, para mi sorpresa, el tema es: ´El Amor`. El Señor nos habla de muchas maneras. Doy gracias al padre Ángel por la excelente meditación que nos regaló y aprovecho para saludar desde aquí a mis hermanos de Pliego!!! Os debo una visita.

Una fe sin amor es una ideología o fanatismo. – nos dijo.

Aquí os comparto algunas ideas que tomé del retiro y que me hicieron bien, esperando que os puedan servir.
El signo de identidad del cristiano ha de ser la caridad o amor. ´Habéis oído que se dijo: << Ojo por ojo, diente por diente. >> Pues yo os digo: No hagáis frente al que os agravia.` Frente a la Ley del Talión procedente del mundo grecorromano, aceptada por los judíos, Jesucristo nos enseña la Misericordia.

El perdón es la máxima representación del Amor.
Jesús en la Cruz, dice: ´Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen.`

Hoy la palabra Amor se ha devaluado, se le llama amor a un deseo. Pero vamos a ser serios: eso no es Amor. Mal utilizado, también se usa para obtener un beneficio; eso no es Amor, es Egoísmo. El Amor es desinteresado y no lleva cuenta de las ofensas. Cuando decimos: ´Me la has hecho, me las pagarás.` Eso es odio y venganza; es rencor. Nada de eso forma parte de la Caridad. Cuando decimos: ´Tanto que he hecho por ti, tanto me debes.` Eso es interés, no Amor.

La Caridad y la Misericorda es la auténtica revolución. No entra en esquema humano, muchos se escandalizan. Pero no se puede vivir en Paz y alegría si se siente rencor y se desea el mal ajeno. Esa persona no puede ser feliz.

Jesús lavó los pies a sus discípulos, que era un servicio de esclavos, y dijo: ´yo no he venido a ser servido sino a servir y a dar la vida por todos.` ´Amaos los unos a los otros como yo os he amado.` Amar es servir, dar, salir de uno mismo para pensar y actuar para y por el bien de los demás.

La Regla de Oro del Evangelio: ´todo lo que queráis que hagan los hombres con vosotros, hacedlo también vosotros con ellos.` (Mt 7,12)

Porque nadie que esté en su sano juicio desea el mal para él. Amar a los demás – igual – que a ti mismo.
Pero ´si saludamos a los que nos saludan`, ´si hacemos el bien esperando recompensa`, no hay mérito. ´Si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tenéis?`El reto es rezar por los enemigos, perdonar y amar a los que nos hacen daño. Con la ayuda de Dios es posible. Por eso necesitamos la oración, los sacramentos.

Nadie puede dar lo que no tiene. ´El confesionario es el Trono de la Divina Misericordia`(Benedicto XVI)

´AMAD HASTA QUE OS DUELA`- Teresa de Calcuta.

Recordemos con frecuencia la Carta de San Pablo a los Corintios.
´Tus actos pueden ser el único sermón que algunas personas escuchen hoy en día` – Francisco de Asís.

2 Comentarios

  1. Gracias por compartir tus reflexiones Cyntia.
    El verbo perdonar aparece dos veces en el Padrenuestro.

    Muy importante para la paz en el mundo.

    ps. Llevo un tiempo largo redescubriendo mi fe y de cuando en cuando descubro sitios preciosos como este blog tuyo. Gracias y bendiciones.

    Responder
    • Muchísimas gracias, Xavi.
      El camino de la fe es apasionante cuando se vive con el corazón.
      Espero que sigamos compartiendo. Dios te bendiga.

      Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.