¡Feliz año Santo Extraordinario!

¡Feliz año Santo Extraordinario!

Querido lector:

Feliz año nuevo 2016. Feliz año Santo Extraordinario de la Misericordia.

Si hasta San Antón, Pascuas son, y ya toca recoger el Belén, este año hemos descubierto que podemos vivir la Navidad un mes más. ¡Sí! Hemos encontrado una ciudad que palpita la Navidad todo el mes de enero: Roma.

Nos dirigimos allí dispuestos a ganar el Jubileo de la Misericordia, dentro el Encuentro Internacional de Santuarios, como pequeños peregrinos hacia un lugar Santo. Mi corazón se trajo un mensaje:
¡Déjate amar por Dios!

IMG_2281

Dejarse amar, no es fácil. A veces ponemos muchos obstáculos al amor de Dios, por no morir a nosotros mismos.
Para reconciliarse con Dios, es bueno cualquier momento. Pero este año Santo Extraordinario de la Misericordia es especial, y por lo tanto, todos estamos llamados a ser peregrinos que se acercan con humildad al Padre para dejarse amar.

Todos los corazones recibirán su llamada. Como siempre: algunos la atenderán y sucederán hermosas conversiones, otros la escucharán de lejos pero se les olvidará acallada bajo el ruido de la vida, y habrá quien ni siquiera le oiga.

IMG_2249

Si escuchas su voz, no dejes que te atrape la vida. Búscale en el silencio y corre hacia a Aquel, que – siendo Todo, se hizo Nada – por Amor. Pídele perdón, y recibe el abrazo de quien más te quiere. Suelta todo lo que te sobra – por muy terrible que sea, no temas – y recibe amor, paz, gozo, plenitud y alegría. ¡Llénate de vida! Y comienza de nuevo. Solo Dios hace nuevas todas las cosas.

(En la fotografía: el Santuario de la Divina Misericordia en Roma, donde la que os escribe realizó su Confesión Sacramental. Inolvidable)

En Roma participamos también de la Santa Misa en San Juan de Letran, catedral de Roma y del mundo católico, celebrada por el presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización: Mons.Rino Fisichella.

Y si aún podíamos pedir más, el rector de nuestro Santuario concelebró misa en Santa Marta la mañana del jueves 21 de enero, con el Papa Francisco. A la hora del Ángelus, también nosotros asistimos a la audiencia con el Papa y pudimos verle, escucharle y hasta darle la mano.

IMG_2418

Al regresar a casa tan contentos como niños, no dejábamos de repetir las palabras del Salmo 125:

«El Señor ha estado grande con nosotros,
y estamos alegres».

El Año Santo ¡termina el 20 de noviembre!

Que no te lo cuenten … ¡vívelo!

Misericordes sicut Pater

2 Comentarios

  1. Muchas gracias cyntia por tu publicacion…m ha encantado como siempre….enhorabuena…que lujo…que honor todo lo que habeis vivido….quiero decirte que tus palabras m han ayudado como siempre….pero leerte hoy en esta situacion personal que m esta tocando vivir…m han conmovido especialmente….un super abrazo y sigue deleitandonos con tus textos…amen

    Responder
    • Gracias a ti, Begoña, por compartir con nosotros. Si te ha conmovido; es obra del Espíritu Santo cuando le abrimos el corazón…
      Y, sin embargo, el mundo no entiende un amor así. Siéntete muy amada, porque es real. Un beso enorme.

      Responder

Responder a Cynthia Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.