I Cenáculo mundial del Movimiento Sacerdotal Mariano – Segunda Parte

I Cenáculo mundial del Movimiento Sacerdotal Mariano – Segunda Parte

Querido lector,

Continúo narrando aquí – en esta Segunda Parte del Artículo – nuestra experiencia en Fátima hace apenas unos pocos días, en este acontecimiento histórico, lleno de vida y color, que ha supuesto el I Cenáculo mundial del Movimiento Sacerdotal Mariano, y del que hemos formado parte en este año del Centenario.

Orad con el corazón” fue otra de las Conferencias del P. Jeremías, que nos aclaró que esto significa: encontrar a la Santísima Trinidad y a nuestra Madre en la oración. Cuando hacemos nuestros Cenáculos, siempre comenzamos invocando tres veces al Espíritu Santo: “ven Espíritu Santo, ven por medio de la poderosa intercesión del Inmaculado Corazón de María, tu amadísima esposa…” Debemos recordar que estamos invocando a una persona; el Espíritu Santo es una de las tres personas de la Santísima Trinidad. En la oración con el corazón se produce un encuentro.

En Fátima, la primera oración que enseña el ángel a los niños es una oración a la Santísima Trinidad. Una oración de amor y reparación hacia la  Santísima Trinidad y la Eucaristía.

IMG_8123

El espíritu del Movimiento Sacerdotal Mariano (MSM) está encerrado en el libro azul de María a “Sus hijos predilectos” a través del P. Gobbi. En el mensaje del 26 de mayo de 1985 – que os animamos a meditar – encontramos la oración: ¡Ven, Espíritu de Amor! para que la Santísima Trinidad pueda ser glorificada. “La Virgen está en el centro de la Santísima Trinidad – nos dijo el P. Jeremías – por eso a ella le afectan todos los pecados del mundo. En el libro azul nos habla más de 650 veces de Dios Padre, nos toca conocer más a Nuestro Padre Celestial.”

Ella también nos pide: “Vivid solo el momento presente, totalmente abandonados en mi Corazón Inmaculado.”

IMG_8141

Procesión de las antorchas

 

Se destacó el mensaje del 31 de diciembre de 1989: Abrid vuestros corazones.
(En todos los mensajes destacados, recomendamos su meditación completa) Aquí, toda la Humanidad debe saber que el Padre Celestial solo tiene una preocupación: estrechar a sus hijos contra Sí en el vínculo de su Amor Divino y Misericordioso.

El Ser y el obrar de Dios Padre es buscar al que se ha perdido. Nosotros no somos infalibles, por eso confesamos, y si oramos aprendemos a ser más familiares con el Padre. “Sed perfectos en el amor”. Y María nos dice que “Su Corazón Inmaculado es el más grande don que el Padre nos da“.

Imagen Ntra Sra del Rosario en Los Valinhos Cuarta Aparición, 19 de agosto de 1917

Recordó la Exhortación Apostólica MARIALIS CULTUS de Pablo VI para entender mejor cómo “la devoción a la Virgen es un elemento cualificador de la genuina piedad de la Iglesia.”

El cristiano es Mariano.

El rezo diario del Santo Rosario es una petición de Nuestra Madre para obtener la Paz, y para la conversión de los pecadores. Ella nos acerca a la Santísima Trinidad y nos obtiene el “Espíritu de Amor” que va transformando la Iglesia a través de los Cenáculos.

EL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA

 1º Busca veneración: como manifestó en la segunda aparición de
Fátima en 1917 a Sor Lucía: “Pero tú debes quedar aquí más tiempo. Jesús quiere servirse de ti para darme a conocer y a amar. Él quiere establecer en el mundo la devoción a mi Corazón Inmaculado.” Es deseo de Dios que el Corazón Inmaculado de María sea amado y venerado por todos.

 2º La Gran promesa: mostró su Corazón que pedía reparación por las blasfemias e ingratitudes, y para esto solicitó en 1925 la comunión reparadora de los primeros sábados de mes, con una gran promesa: “anuncia de mi parte que yo prometo asistir en la hora de la muerte con las gracias necesarias para la salvación a todos los que el primer sábado de cinco meses consecutivos confiesen, reciban la santa comunión, recen la tercera parte del Rosario y me hagan compañía durante quince minutos, meditando los misterios del Rosario, con el fin de ofrecerme reparación.” Dios quiere que en nuestro corazón haya amor, deseo de reparar, acompañar.

3º La Riqueza de la Consagración al Inmaculado Corazón de María: 

“si hacen lo que yo les digo habrá Paz…”

Un viaje intenso, rico en testimonios y comunión.

Nuestro grupo no pudo asistir a las Conferencias de D. Antonio Carvalho (Brasil) por motivos de agenda. Sí pudimos hacer el Vía Crucis en nuestra visita a Aljustrel, visitamos Lisboa y peregrinamos a Santarém, lugar donde se produjo el milagro eucarístico más reconocido después de Lanciano; la Sagrada Hostia sangró y su sangre sigue en estado líquido 750 años después de ocurrido el milagro. Estuvimos allí y lo vimos.

En el próximo artículo – Tercera y última Parte – os comentaré las Conferencias de D. Laurent Larroque, actual responsable mundial del Movimiento Sacerdotal Mariano. Hasta entonces, aprovecho para agradecer a la Casa de Retiros donde nos alojamos: Instituto Secular das Cooperadoras da Família su gran atención y hospitalidad.

Continuará…

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>