Confío en Su Corazón

Confío en Su Corazón

Querido lector, Finaliza este mes que la Iglesia Universal dedica al Sagrado Corazón de Jesús, con la Renovación de la Consagración de nuestra patria, España, 100 años después. Nos hemos unido. ¡Hoy es un día de inmensa alegría! Les confieso que he llorado mucho… me venían al corazón tantos recuerdos pasados que Nuestro Señor ha permitido… para conducirnos Él mismo a la esencia e importancia de este día. Los que siguen este Blog – consagrado a los Sagrados Corazones – saben que el 18 de julio de 2018 iniciamos (sin saber ni cómo) un Viaje al Corazón de Jesús que les relatamos en tres partes: Viaje al Corazón de Jesús (I Parte) Viaje al Corazón de Jesús (II Parte) Viaje al Corazón de Jesús (III parte) En aquella peregrinación comenzó a forjarse en nuestro interior, sin saber por qué, una llamada grande al Corazón de Jesús que se fue reflejando en todos los artículos posteriores, lecturas, meditaciones, y que ya no nos ha dejado… ni creo que nunca lo haga. Es la llamada a vivir en libertad, que refleja la segunda lectura de hoy, la carta de San Pablo a los Gálatas: «Hermanos: Para vivir en libertad, Cristo nos ha liberado. Por tanto, manteneos firmes, y no os sometáis de nuevo al yugo de la esclavitud. Hermanos, vuestra vocación es la libertad: no una libertad para que se aproveche la carne; al contrario, sed esclavos unos de otros por amor. Porque toda la Ley se concentra en esta frase: «Amarás al prójimo como a ti mismo». Pero, atención: que si os mordéis y devoráis unos a otros, terminaréis por...
Peregrinos

Peregrinos

Querido lector, Si bien el mes de mayo siempre ha sido un mes dedicado a honrar a Nuestra Madre del Cielo, la Virgen María, este mes – creo yo – ha sido incluso de un peregrinar mayor cogidos de Su mano, hacia el mes de junio – que ya se acerca, y que con tanto anhelo esperamos – del Sagrado Corazón de Jesús, Centenario de la Consagración de España al Corazón de Dios. Un tiempo de preparación. Nadie ha de preocuparse si no ha viajado este mes, pues visitar a Nuestra Madre se puede hacer en cualquier Santuario, Ermita o Parroquia cercana… pero es ante todo un viaje interior: un sentirse hijo pequeño, necesitado, un dejarse mirar, un abrir el alma desde la humildad… «Madre, si estás ahí…» Y el resto, ya es muy personal, como las relaciones de los hijos con sus madres, que no hay ninguna igual a otra, a pesar de ser todos familia. ¿Acaso no es así? Unos hijos pasan más tiempo con la Madre, otros menos, los hay que se olvidan enredados en «sus vidas»… pero una Madre no se olvida de sus hijos… y, aunque por la dureza de nuestros corazones una madre humana fuera capaz de hacerlo, la Madre del Cielo no, nunca, jamás. Los hijos que pasan más tiempo con la Madre, aprenden a reconocerla. Ella va siempre por delante, nos mira con misericordia, y nos ve pequeños… muy pequeños. A veces, dañinos y ofensivos, pero Su Inmaculado Corazón comprende nuestras heridas interiores, defectos, debilidades y pecados ¡mejor que nosotros mismos! Ella sabe que nos falta el Amor de Dios… el único...
¡Feliz Pascua de Resurrección!

¡Feliz Pascua de Resurrección!

Querido lector, ¡Cristo ha resucitado! ¡Verdaderamente ha resucitado! «Las muchas aguas no podrán apagar el amor, ni lo ahogarán los ríos«. (Cantares 8,7) Confío que hayan tenido una Feliz y Santa Semana en el Señor. Es impresionante lo que Dios ha hecho por nosotros: ¡la muerte ha sido vencida por la vida! ¡el mal por el bien! ¡el odio por el amor!, aunque algunos aún no se hayan enterado. ¡Hagamos llegar la buena noticia! Esta semana solemne de la Octava de Pascua, Cristo resucitado nos ha dicho: «¡Alegraos!» Sea, por tanto, nuestra alegría y nuestro gozo. También nos dice: «No tengáis miedo: id a comunicar a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán.» ¡Oh, sí! es nuestra misión ir a comunicarlo, pero solo le verán los que tengan el valor y el coraje de ir a buscarle, sin miedo. ¡Él vive! El próximo domingo es la Fiesta de la Divina Misericordia, de la que ya hemos hablado en este Blog (http://www.elblogdecynthia.com/divinamisericordia/). Desde el Viernes Santo, muchas personas nos hemos unido en el rezo de la Novena de la Divina Misericordia, en la cual presentamos almas a Jesús, tal y como Él nos ha pedido a través de Santa Faustina Kowalska. La petición de hoy me ha conmovido especialmente, Jesús dice: «Hoy tráeme a las almas de nuestros hermanos separados y sumérgelas en la inmensidad de mi Misericordia. Ellas durante las angustias de mi Pasión desgarraron mi Cuerpo y mi Corazón, es decir, mi Iglesia. A medida que se reincorporan a ella, mis heridas cicatrizan, y de esta forma sirven de bálsamo a mi Pasión.» Hace años que vengo...
Conversión

Conversión

Querido lector, Buscaba una imagen para estas líneas y la Providencia me presentó esta, que ni pensaba yo, pero que me ha hecho sonreír mucho. Digo: «pues sí que es buena», porque en la caída de Saulo podemos ver lo que sucede cuando de verdad te encuentras con Dios… que te pega un fogonazo, que se te caen todos los criterios propios y ¡empiezas a andar con un tiento..! Conversión significa transformación; «hacer que alguien o algo se transforme en algo distinto de lo que era», dice la RAE. Y claro, la conversión frente a Dios implica siempre una caída propia. Si no, ¿dónde está el auténtico reconocimiento de su Luz? Si no hay fogonazo, es que no hay encuentro. «Conviértete y cree en el Evangelio» nos dijeron el día 6 de marzo, mientras nos ponían la Cruz de ceniza en la frente. Comenzaba la Gran Cuaresma, dice el Catecismo, esos 40 días en los que la Iglesia se une al Misterio de Jesús en el desierto. Es Cristo quien ha vencido al Tentador en beneficio nuestro. La liturgia de la Iglesia nos ayuda a abrirnos a esa inteligencia «espiritual» de la economía de la salvación. Este tiempo es en particular apropiado para poner lo que de nosotros sea posible para facilitar ese encuentro: ejercicios espirituales, acudir al sacramento de la confesión, silencio, oración, alguna privación voluntaria como el ayuno y la limosna, obras caritativas y misioneras… Pero todo siempre y en cualquier caso, desde el deseo íntimo del encuentro auténtico. Que ya sabéis: nos traerá caída o descendimiento y fogonazo, pero a su vez, una alegría íntima, paz, libertad, comunión, camino,...
En Su Corazón

En Su Corazón

Querido lector, Qué rápido es el transcurrir de los días que Dios nos concede; ya estamos cerrando el segundo mes del nuevo año. Me preguntaba: ¿habéis cruzado ya esa puerta? La de la imagen de portada, la que simboliza el Corazón de Cristo. Como sabéis, esta puerta se encuentra en El Cerro de los Ángeles y permanecerá abierta hasta el 24 de noviembre de 2019 con motivo del Año Jubilar por el Centenario de la Consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús. ¡Que no se nos pase lo importante! «Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todo tu entendimiento.» (Mt 22,37-38) Este primer mandamiento supera en excelencia a los demás, y su cumplimiento nos alcanza ¡todos los demás! Así conoce Dios que le amamos. «El que ha recibido mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama». (Jn 14,21) «En esto consiste el amor: en que vivamos conforme a sus mandamientos.» (2 Jn 6) Confío que estéis gozando este extraordinario tiempo de Gracia y Misericordia que brota del Corazón de Cristo. «Sus heridas nos han curado.» (1 Pe 2,24) ¡No le olvidéis! Os puedo decir que, ¡han sido tantos momentos hermosos… abrazada a Su Corazón! A sus pies en la Adoración Eucarística, en las meditaciones que me ha regalado, en los hermanos que une la Providencia. Todo es don. Todo es un continuo descubrimiento, lleno de Belleza y Verdad. Todo es Vida, con mayúsculas. «Permaneced en Mi Amor.» (Jn 15, 9-11) Ya tengo entronizado el Sagrado Corazón en casa y todas mis visitas paran junto a Él y...
Nacer de nuevo

Nacer de nuevo

Querido lector, Ha transcurrido ya el primer mes del año 2019 y hasta ahora no había conseguido compartiros unas palabras. ¿Cómo estáis? ¿Cómo habéis comenzado el nuevo año? Si queréis dejar por aquí vuestros comentarios, me encantará saber de vosotros, y que esta plataforma sirva de auténtico «compartir». Por mi parte, estaba recién estrenado el año y me golpearon estas palabras que introducían una canción de la hna. Glenda que alguien me envió: «Si Dios te sigue dando tiempo en esta vida, aprovéchalo para nacer de nuevo cada día.» Ponedle vosotros la música… pero no me digáis que no son unas palabras acertadas para comenzar bien, no solo el año, sino ¡cada día! A mí me persiguen… «Nacer de nuevo…» fue lo que le dijo Jesús a Nicodemo: «Te lo aseguro: quien no nace de nuevo, no puede ver el reino de Dios. «. ¿Queremos ver el reino de Dios este año..? Y, ¿cada día? Jesús nos dice: «Os es preciso nacer de nuevo«. (Jn 3,7) «Lo nacido de la carne, carne es; y lo nacido del Espíritu, espíritu es«. (Jn 3,6) ¡Qué precioso, Dios mío! Y qué oculto está este tesoro a los ojos del mundo… Si alguien ha descrito bien estas palabras de Jesús, sobre la presencia del Espíritu Santo en el alma del hombre, es nuestra doctora de la Iglesia: Santa Teresa de Jesús. Santa Teresa escribió Las Moradas o Castillo Interior y en la Quinta Morada empleó la parábola o símbolo literario del gusano de seda que se transforma en mariposa. «El pobre gusano, grande y feo, nace para ser mariposica blanca y muy graciosa«....