Peregrinos

Peregrinos

Querido lector, Si bien el mes de mayo siempre ha sido un mes dedicado a honrar a Nuestra Madre del Cielo, la Virgen María, este mes – creo yo – ha sido incluso de un peregrinar mayor cogidos de Su mano, hacia el mes de junio – que ya se acerca, y que con tanto anhelo esperamos – del Sagrado Corazón de Jesús, Centenario de la Consagración de España al Corazón de Dios. Un tiempo de preparación. Nadie ha de preocuparse si no ha viajado este mes, pues visitar a Nuestra Madre se puede hacer en cualquier Santuario, Ermita o Parroquia cercana… pero es ante todo un viaje interior: un sentirse hijo pequeño, necesitado, un dejarse mirar, un abrir el alma desde la humildad… «Madre, si estás ahí…» Y el resto, ya es muy personal, como las relaciones de los hijos con sus madres, que no hay ninguna igual a otra, a pesar de ser todos familia. ¿Acaso no es así? Unos hijos pasan más tiempo con la Madre, otros menos, los hay que se olvidan enredados en «sus vidas»… pero una Madre no se olvida de sus hijos… y, aunque por la dureza de nuestros corazones una madre humana fuera capaz de hacerlo, la Madre del Cielo no, nunca, jamás. Los hijos que pasan más tiempo con la Madre, aprenden a reconocerla. Ella va siempre por delante, nos mira con misericordia, y nos ve pequeños… muy pequeños. A veces, dañinos y ofensivos, pero Su Inmaculado Corazón comprende nuestras heridas interiores, defectos, debilidades y pecados ¡mejor que nosotros mismos! Ella sabe que nos falta el Amor de Dios… el único...
En Su Corazón

En Su Corazón

Querido lector, Qué rápido es el transcurrir de los días que Dios nos concede; ya estamos cerrando el segundo mes del nuevo año. Me preguntaba: ¿habéis cruzado ya esa puerta? La de la imagen de portada, la que simboliza el Corazón de Cristo. Como sabéis, esta puerta se encuentra en El Cerro de los Ángeles y permanecerá abierta hasta el 24 de noviembre de 2019 con motivo del Año Jubilar por el Centenario de la Consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús. ¡Que no se nos pase lo importante! «Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todo tu entendimiento.» (Mt 22,37-38) Este primer mandamiento supera en excelencia a los demás, y su cumplimiento nos alcanza ¡todos los demás! Así conoce Dios que le amamos. «El que ha recibido mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama». (Jn 14,21) «En esto consiste el amor: en que vivamos conforme a sus mandamientos.» (2 Jn 6) Confío que estéis gozando este extraordinario tiempo de Gracia y Misericordia que brota del Corazón de Cristo. «Sus heridas nos han curado.» (1 Pe 2,24) ¡No le olvidéis! Os puedo decir que, ¡han sido tantos momentos hermosos… abrazada a Su Corazón! A sus pies en la Adoración Eucarística, en las meditaciones que me ha regalado, en los hermanos que une la Providencia. Todo es don. Todo es un continuo descubrimiento, lleno de Belleza y Verdad. Todo es Vida, con mayúsculas. «Permaneced en Mi Amor.» (Jn 15, 9-11) Ya tengo entronizado el Sagrado Corazón en casa y todas mis visitas paran junto a Él y...
Tesoro Escondido

Tesoro Escondido

Querido lector, «El reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido…» (Mt 13,44) Este verano comenzamos «Viaje al Corazón de Jesús» que pueden leer en los artículos previos de esta columna «Mi Fe», pero lo que ha sucedido es muy grande, porque hemos descubierto algo importante: ¡no se puede viajar al Corazón de Jesús y salir de allí! ¿Qué ha sucedido? Sin duda, nuestro viaje inicial era físico por sus desplazamientos, pero terminó abarcando todas las dimensiones de la persona; psíquico, en cuanto al conocimiento, cultura y razón, espiritual en cuanto al vértice superior que movía nuestra voluntad, porque deseábamos vivirlo con toda la pasión del alma, a corazón abierto. ¡Cristo es pasión! Advertencia a los lectores: si continúan leyendo este artículo asumen el riesgo cierto de terminar atrapados en el Corazón de Cristo. Tras la advertencia, prosigo. ¿Conocen al p. Bernardo de Hoyos? Les confieso que yo hasta hace «cuatro días», como quien dice, tampoco le conocía. Me dan ganas de llorar. ¡Ay, qué triste! No solo hay que encontrar el Tesoro Escondido, sino a los que nos llevan a él. He ahí el p. Hoyos, el gran místico español del S.XVIII, un muchacho de 20 años elegido para: «dar a conocer y extender por toda España la devoción y el culto al Corazón de Jesucristo». Era el 3 de mayo de 1733 cuando el joven se ofreció ante el Corazón de Jesús para cooperar en cuanto pudiese a la extensión de su culto. El Señor le contesta al día siguiente y así lo escribe él mismo en su Diario: «…adorando la mañana siguiente al Señor...
Viaje al Corazón de Jesús (III parte)

Viaje al Corazón de Jesús (III parte)

Querido lector, Si tras Viaje al Corazón de Jesús (I Parte) y Viaje al Corazón de Jesús (II Parte) aún continúa por aquí, paso a narrar la III y ¿última parte? de esta especial peregrinación. CUARTO DÍA: SANTO TORIBIO DE LIÉBANA – LIGNUM CRUCIS Este año he visto cumplido uno de los sueños de mi vida: viajar a las cinco ciudades santas de la cristiandad. Tras Jerusalén, Roma, Santiago de Compostela y Caravaca de la Cruz… tan solo me restaba Santo Toribio de Liébana. Doy gracias al buen Dios, que ha permitido que viese cumplido este deseo de mi corazón. Mis labios besaron la madera de esta reliquia, considerada «el trozo más grande conocido de la Cruz donde murió Jesucristo«. Se trata de un pequeño monasterio en Cantabria custodiado por monjes franciscanos. El lugar penetra a través del silencio, la contemplación de la Cruz y la proximidad de la sierra de la Viorna, bajo los Picos de Europa. Allí me pareció encontrar una poderosa llamada al silencio, más allá del autobús de jóvenes adolescentes que invadían todo. Sobraba cualquier conversación, y lamenté que nadie nos lo indicara como turistas; se perdía una oportunidad. Me parece recordar las palabras de Santa Faustina: «Dios no se da a un alma parlanchina, que como un zángano en la colmena zumba mucho pero no produce miel.» «El alma sin gustar la dulzura del silencio interior, es un espíritu inquieto y perturba este silencio en los demás.» (Diario 119) O las inmejorables palabras de Santa Isabel de la Trinidad: «Dado que Él está siempre conmigo, la oración del corazón no debe terminar jamás. Yo lo siento tan vivo...
Viaje al Corazón de Jesús (II Parte)

Viaje al Corazón de Jesús (II Parte)

Querido lector, Continúo aquí narrando la peregrinación tras: Viaje al Corazón de Jesús (I Parte). TERCER DÍA: OVIEDO – SANTO SUDARIO El mismo día de San Benito, patrón de Europa, llegamos a Oviedo y nos alojamos en el Monasterio de San Pelayo, con las hermanas benedictinas. A las 19:30 h. participamos en la Liturgia de las Horas con el rezo de la oración de vísperas. Todo un regalo. En la hermosa capilla del Monasterio, bajo el altar mayor, se encuentran los restos del niño mártir San Pelayo. Un detalle que no conocíamos antes de la visita. Las hermanas permiten el acceso al coro con ellas para realizar la oración de la tarde. Todo el ambiente del recinto favorece el recogimiento y la vida interior en pleno centro de la ciudad. El interés principal de nuestro viaje se centraba en la Cámara Santa situada en la Catedral de Oviedo, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1998. En ella se encuentra el Arca Santa con un gran número de reliquias de la cristiandad, entre las que destaca el Santo Sudario. Cuantísimo se habla de la Sábana Santa y, sin embargo, tenemos el Santo Sudario de Oviedo ¡en España! cuya sangre coincide punto por punto de forma exacta con las manchas de sangre de la cara de la Sábana Santa. «Todo parece indicar que ambos lienzos han envuelto el mismo cadáver y este es el de Jesús de Nazaret«. En palabras de Mark Guscin, investigador y responsable en el  Centro Español de Sindonología (EDICES) del estudio histórico desarrollado sobre el Sudario de Oviedo. El cuarto Evangelio de Juan, en su capítulo 20, cita un «sudario» presente en la...
Viaje al Corazón de Jesús (I Parte)

Viaje al Corazón de Jesús (I Parte)

Querido lector, Con motivo del Centenario de la Consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús – que se celebrará desde el día 2 de diciembre de este año hasta el 24 de noviembre de 2019 – decidimos adelantar la celebración y nos planificamos una ruta, que hemos titulado: «Viaje al Corazón de Jesús«. Me han acompañado: mi hermano y otro «hermano en la fe», con los que he compartido este regalo de peregrinación. ¡Gracias chicos! Ahora os la dejo por aquí por si a alguien más pudiera interesar. PRIMER DÍA: GETAFE – VISITA AL CERRO DE LOS ÁNGELES Allí, el 30 de mayo de 1919 se expuso solemnemente el Santísimo Sacramento y el rey Alfonso XIII en pie – arrodillados todo el gran número de los presentes junto al monumento al Sagrado Corazón de Jesús expresó públicamente la Consagración: «España, pueblo de tu herencia y de tus predilecciones, se postra hoy reverente ante ese trono de tus bondades que para Ti se alza en el centro de la Península… Reinad en los corazones de los hombres, en el seno de los hogares, en la inteligencia de los sabios, en las aulas de las ciencias y de las letras y en nuestras leyes e instituciones patrias.» Más información en su web: El Cerro de los Ángeles, cuidado que la misa de las 19:30 horas se suspende en verano, y la web no estaba actualizada. Sin embargo, la Providencia nos permitió una Hora Santa con las Hnas. Carmelitas de 18 a 19 horas, y a última hora de la noche, descubrir «por casualidad» la Capilla de la Adoración Eucarística Perpetua paseando...