¡Feliz Pascua de Resurrección!

¡Feliz Pascua de Resurrección!

Querido lector, ¡Cristo ha resucitado! ¡Verdaderamente ha resucitado! «Las muchas aguas no podrán apagar el amor, ni lo ahogarán los ríos«. (Cantares 8,7) Confío que hayan tenido una Feliz y Santa Semana en el Señor. Es impresionante lo que Dios ha hecho por nosotros: ¡la muerte ha sido vencida por la vida! ¡el mal por el bien! ¡el odio por el amor!, aunque algunos aún no se hayan enterado. ¡Hagamos llegar la buena noticia! Esta semana solemne de la Octava de Pascua, Cristo resucitado nos ha dicho: «¡Alegraos!» Sea, por tanto, nuestra alegría y nuestro gozo. También nos dice: «No tengáis miedo: id a comunicar a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán.» ¡Oh, sí! es nuestra misión ir a comunicarlo, pero solo le verán los que tengan el valor y el coraje de ir a buscarle, sin miedo. ¡Él vive! El próximo domingo es la Fiesta de la Divina Misericordia, de la que ya hemos hablado en este Blog (http://www.elblogdecynthia.com/divinamisericordia/). Desde el Viernes Santo, muchas personas nos hemos unido en el rezo de la Novena de la Divina Misericordia, en la cual presentamos almas a Jesús, tal y como Él nos ha pedido a través de Santa Faustina Kowalska. La petición de hoy me ha conmovido especialmente, Jesús dice: «Hoy tráeme a las almas de nuestros hermanos separados y sumérgelas en la inmensidad de mi Misericordia. Ellas durante las angustias de mi Pasión desgarraron mi Cuerpo y mi Corazón, es decir, mi Iglesia. A medida que se reincorporan a ella, mis heridas cicatrizan, y de esta forma sirven de bálsamo a mi Pasión.» Hace años que vengo...