El futuro de la humanidad pasa por la familia

El futuro de la humanidad pasa por la familia

Querido lector, > (Gn 1,28) Estudiar un poco la Sagrada Escritura es quedarse maravillado ante el misterio esponsal que la envuelve, desde el Génesis, hasta el Apocalipsis, con la visión de las «bodas del Cordero.» (Ap 19,9) De hecho, el primer milagro de Jesús se produjo en Caná de Galilea, ¡en una boda!; signo inequívoco de que Jesús no venía a «aguar la fiesta» sino todo lo contrario: Sin Jesús no hay fiesta. Es por eso que sabemos – en palabras de Juan Pablo II que «la familia se encuentra en el centro de una gran lucha entre el bien y el mal, entre la vida y la muerte, entre el amor y cuanto se opone al amor.» Y os comparto otras palabras de un profesor mío, en el prefacio de uno de sus libros La communio personarum en la Gratissimam Sane: «Sabe el enemigo que la Redención comenzó en una familia. La salvación de la humanidad comenzó en una familia. El Hijo de Dios vino al mundo en una familia. Ha sido en una familia donde se ha producido el acontecimiento más grande de la historia: la unión de la divinidad con la humanidad. Por eso el enemigo de Dios le ha declarado la guerra a la familia. Y su ataque ha sido de una contundencia tremenda. Ha entrado haciendo estrago, mancillando el lecho conyugal, fomentando la división, sembrando la duda y el pesimismo, llamando al bien mal y al mal bien. Ha conseguido importantísimas victorias y resultados rotundos. El menor de ellos no es, sin duda, el elevado número (más de 40 millones al año) de niños...